Todo lo que necesitas para montar tu propio despacho en casa

Hoy en día, muchísimas personas hemos optado por ser trabajadores freelance, montando nuestro propio negocio u ofreciendo nuestros servicios a empresas y particulares de forma autónoma. Aunque esto en un principio pueda parecer un camino atractivo y lleno de rosas, la verdad es que hacerse autónomo conlleva muchísimas más cosas que ser tu propio jefe.

Y una de estas cosas que conlleva el hacerse trabajador por cuenta propia es, sin duda, montar tu propio despacho. Sea de lo que sea tu empresa, el servicio que ofreces o el producto que le vendes a tu clientes, una cosa está clara: necesitarás un centro de operaciones.

Lo cierto es que, sobre todo cuando estamos empezando nuestra andadura profesional como freelance, muy probablemente no tendremos dinero para invertir en un alquiler de una oficina. Y es por eso que muchos de nosotros optamos por convertir una de las habitaciones de nuestra propia casa en un despacho.

Como sabemos que esta tarea no es una cuestión fácil, hoy os traemos un artículo muy completo sobre todo lo que necesitaréis si estáis pensando en montaros vuestro propio despacho en casa: qué herramientas básicas necesitas para trabajar, como disponer los espacios o qué muebles de oficina elegir, entre otras cosas.

Lo básico para empezar a montar tu despacho

Para empezar a montar un despacho lo primero que necesitaremos será una habitación totalmente vacía. Es muy importante no obviar este primer paso que no parece tan importante, ya que así crearemos el ambiente desde cero y no tendremos ningún impedimento para colocar todo como realmente nosotros queramos.

Una vez que tengamos la habitación vacía, está claro qué tres cosas básicas necesita un despacho: una mesa o un escritorio, una silla cómoda y un ordenador portátil o de sobremesa. Sin nada más, podemos empezar a trabajar, aunque, finalmente, el resultado de nuestro despacho será muy diferente.

El mobiliario definirá el espacio

Los muebles de oficina son un maravilloso punto de inicio para nuestro despacho y un recurso estupendo para llenarlo de personalidad y hacer de nuestra habitación una oficina cómoda y usable.

Como ya hemos comentado, lo más básico que es un escritorio y una silla, probablemente lo podamos reciclar de alguno que haya por casa. Sin embargo, si de verdad queremos montar una estancia equilibrada y con una decoración uniforme, tendremos que desechar estos dos muebles y sustituirlos por algunos más acertados con el resto de la decoración.

Estoy segura de que en en Prodecoracion encontraréis muchísimos modelos de estos dos muebles, así como muchos otros complementos y mobiliario de oficina en general. Además, también podéis pasaros por su sección de Espacios, donde encontraréis muchísimas más ideas y productos para decorar y amueblar el resto de vuestra casa.

El almacenamiento será el rey

Una vez que tengamos decida la línea de diseño del escritorio y la silla, es hora de ponerse a comprar otros muebles complementarios que también necesitaremos. Para una oficina en casa, es básico que nos hagamos con una o dos estanterías, donde colocar libros, carpetas y demás objetos que queramos tener a mano.

Del mismo modo, también os aconsejo que os hagáis con un par de cajoneras bajas, para guardar todas aquellas cosas que se van acumulando en la oficina, pero que no queremos tener a la vista por si vienen clientes a casa o tenemos una reunión por Skype.

Los cajones modulares la verdad es que son de lo más socorrido que podéis encontrar, ya que nos permiten guardar todo lo que queramos y necesitemos sin que esto rompa con el resto de la decoración del despacho.

Mobiliario extra para una mayor profesionalización

Si vais a utilizar el despacho, además de para trabajar, para recibir visitas de clientes o socios, siento deciros que tendréis que invertir también un poco de dinero en adecuar el espacio para que podáis hablar cómodamente.

En este sentido, necesitaréis haceros con una pequeña mesa de centro y unas tres o cuatro butacas, dependiendo también del espacio que tengáis en la habitación. Si no, siempre podéis optar por colocar dos sillas enfrente de la mesa para ahorrar espacio.

Las herramientas que no deben faltar en vuestro despacho

Además de unos buenos muebles de oficina, existen algunas herramientas que debemos tener siempre a mano para facilitarnos nuestras labores diarias. Una agenda, por ejemplo, es indispensable para anotar las cuestiones más importantes de forma fácil y rápida.

Del mismo modo, también os recomiendo que os hagáis con un calendario de pared, donde anotar las citas que debáis recordar de una forma más visual. También os será muy útil un corcho que podéis colgar también de la pared, para ir poniendo posits u hojas sueltas que os vayan quedando por ahí.

Una cuestión de decoración

Finalmente, el toque final para vuestro despacho lo pondréis vosotros mismos, escogiendo el tipo de decoración que más os gusta, los colores y tonos protagonistas y los complementos que harán de vuestra oficina en casa, un lugar 100% personalizado.

Con pequeños toques como velas, platos, cajas de madera o pequeñas figuras, crearéis un entorno ideal para trabajar y que estará ideado por vosotros mismos, con lo que conseguiréis un acabado único e irrepetible.