Sobre americano

Todo lo que debes saber acerca de los sobres americanos

El sobre es un instrumento que no ha quedado en el olvido. Las cartas, a pesar del mundo en el que vivimos, en donde la tecnología abarca toda nuestra vida, ya sea para revisar las noticias, consultar recetas, e incluso hablar con amigos, siguen latentes, y enviar mensajes siempre ha sido algo fundamental para mantener el contacto con parientes y amigos.

Ahora, enviar una carta no es tan sencillo como luce. El papel en donde se escribe no puede ser enviado en una oficina de correos, abierto, con el mensaje al aire libre y con un solo nombre al final del mensaje, el cual debería ser el nombre de la persona que lo recibirá. Para todo esto existe una herramienta bastante moldeable y pequeña en donde colocar toda la información necesaria para que el mensaje llegue a su destinatario, en un pequeño paquete, fácil y rápido.

Uso de los sobres

La utilidad de estos puede ser inmensa. Allí podrían introducirse, además de cartas, distintas tarjetas, billetes o cualquier documento de suma importancia que deba ser enviado por correo, desde actas de nacimiento, hasta documentos legales. Es decir, todo lo que sea liviano y que no amerite ser enviado en algo más grande, como por ejemplo, una caja.

Sobres americanos

Uno de los sobres más comunes y usados en la mayoría de las empresas, son los sobres americanos. Por lo general, están hechos en papel bond blanco, con una impresión Offset a un color o cuatro colores. Claro, el sobre no sólo puede hacerse con papel bond blanco, también, si se encuentran las medidas del sobre, se puede realizar con cualquier otro papel que no sea bond.

Origen

Si queremos saber lo relacionado al origen de este modelo, debemos remontarnos en la Alemania del año 1920.

Al parecer, la denominación original de este sobre proviene de DIN Lang. Después de esto, la ISO 269 le dio un significado, que pasaría a llamarse “dimensión longitudinal”. Las dimensiones del sobre pueden ser muchas dependiendo siempre de los formatos.

A pesar de que este sobre puede ser bastante eficaz, no fue una solución para todo el mundo. Según sus medidas, podía resultar muy estrecho cuando se realizaba una impresión automática. Por este pequeño problema, el estándar DIN 678 creó sobres C6/C5 que contaban con dimensiones mayores para así solucionar tal problema.

Ahora bien, podemos encontrar formatos de 115 mm x 225 mm. Incluso podemos hallarlos de 110 mm x 225 mm.

¿Hacerlo o comprarlo?

Adquirir un sobre no es tarea complicada, incluso puede ser mucho más fácil de lo que se puede creer.

Lo principal es usar la creatividad y verificar con antelación tener la medida adecuada para introducir nuestros paquetes. No obstante, para algunos hacer un sobre, es considerada una tarea exhaustiva. Por suerte, existe la alternativa de recurrir a una papelería o tienda de materiales de oficina y comprarlo totalmente hecho, con sus medidas correctas y un formato ideal en donde escribir el destinatario y el remitente. De esta forma, se puede ahorrar tiempo, introducir la carta e ir directo a la oficina de correos. Pero también se puede ahorrar tiempo y dinero realizándolo personalmente.

Al momento de desear enviar una correspondencia, tampoco podemos limitarnos a sólo decidir si lo haremos con otros materiales o lo compraremos. Existen muchos tipos de sobres, con diferentes formatos. Entonces, si deseamos hacerlo por nuestra cuenta, encontraremos muchos formatos, y la cantidad puede ser abrumadora. Lo mismo pasa si recurrimos a una papelería o a una tienda de artículos de oficina, pues hay muchísimos tipos de sobres y debemos elegir el adecuado según lo que queramos enviar. Si nuestro envío tiene retazos comerciales, la elección es bastante clara: sobre americano o sobre DL.

¿Cuál es el material adecuado para realizar un sobre?

Hay miles de materiales para realizar sobres. Claro, si se es suficientemente creativo.

Generalmente, una cubierta de papel puede ser usada. Pero es innecesario pensar en aquellas hojas blancas que tan bien conocemos, aquellas hojas que vienen en una resma de papel bastante grande, aquellas hojas que siempre sobran esperando ser utilizadas, esperando que alguien las tome para tener algún propósito.

Con el papel se realizan muchas cosas. Por lo tanto, cualquier cubierta ligeramente moldeable puede ser suficiente para realizar un sobre.

Sobres del color ideal

Ya sabemos que vienen en distintas dimensiones y poseen diferentes beneficios. Pero hay una gran diferencia entre hacer y comprar un sobre. Y es que si los compramos, los colores vendrán preestablecidos, una situación que jugará en contra si lo que deseamos es tener un sobre con un color en específico.

No obstante, la ventaja que brinda el hecho de que los colores ya estén preestablecidos, radica en que leer la información que allí está, que allí se posee, será bastante visible, permitiendo que quien lo reciba no haga ningún tipo esfuerzo con su vista, sobre todo en las personas que puedan tener problemas visuales. Además, el sobre será lo suficientemente llamativo como para atrapar la atención del destinatario.

En este sentido, los colores más usados para los sobres, y que le permiten al destinatario leer sin dificultad la información que allí se coloca, es el blanco y el sepia. Sin embargo, pueden adoptar la extensa variedad de colores existentes.

Ubicación de las identificaciones

En los sobres, el nombre de la persona que recibirá la carta, billete, documento, entre otros, estará en el anverso, es decir, en la parte frontal del sobre. Al momento de llegar a sus manos, el nombre del destinatario será lo primero que la persona verá e identificará que es para él o ella, y lo abrirá esperando su mensaje.

Ahora, en el reverso de la carta estará el nombre del remitente, es decir, del que envió la carta en la oficina de correos. Por esto mismo, la solapa, o sea, la parte del sobre que debe humedecerse y cerrarse para que quede como un pequeño paquete fácil de llevar, queda por la parte trasera, mientras que la otra parte del sobre queda totalmente lisa con el nombre del destinatario.

Ventana

Estos sobres también poseen otra característica que los hace bastante particulares y es que se les puede añadir una ventana para mirar la información que contienen, es decir, en la parte frontal, en donde debería ir el remitente, en todo el centro de esa parte de la hoja. Un pequeño rectángulo puede ser abierto y cubierto con un papel transparente para así ver la información que contiene, es decir, el nombre del destinatario, la ciudad, entre otras cosas. En pocas palabras, lo pertinente para que el sobre llegue a donde debe llegar.

En la parte frontal aún queda un amplio espacio que puede ser utilizado de manera eficaz para colocar más información importante sobre la empresa (principal empleadora de sobres americanos). Allí se puede colocar la dirección de la compañía a detalle, los diferentes números de contacto, el logotipo de la empresa, el cual, siendo este de un tamaño un poco pequeño, puede ser puesto en todas las esquinas.

El sobre americano ofrece un amplio espacio para dar bastante información. Por eso es que es bastante común y útil en las empresas por la cantidad de información que allí se puede colocar.

Posición de la ventanilla

La ventanilla de los sobres americanos posee varias curiosidades, pues la posición de la misma no debe estar siempre en el centro, en la esquina superior derecha o en la esquina superior izquierda. Es algo que variará de acuerdo al país en donde nos encontremos.

Gracias a la variación de la posición de la ventanilla, podríamos poseer un espacio mayor cuando se trata de añadir más información a la carta. Incluso, la ventanilla no debe ser necesariamente grande, puede reducirse hasta cierto punto en donde sólo pueda abarcarse el tamaño de la dirección de la empresa o remitente, solo que se vea dentro de la carta, dejando así más espacio para poner más información importante en la parte frontal de la misma.

También se debe tener mucho cuidado al momento de imprimir o fotocopiar un sobre americano, pues el material con el que está hecha esta pequeña ventanilla, puede derretirse al contacto caliente de la impresora laser o fotocopiadora. Sin embargo, dicho pequeño problema puede evitarse porque en el mercado existen algunos sobres con una ventanilla semi-transparente, por lo que son ideales para evadir cualquier tipo de inconveniente.

Cierre

Los sobres americanos, mencionando también la mayoría de los formatos en los que pueden ser encontrados, tienen distintas formas de cierre. En la parte trasera del cierre, existe una solapa que debe ser sellada para que el contenido no se salga y permanezca seguro. El cierre puede ser una solapa clásica, de esas que requieren ser humedecidas para que se logre pegar y así sellar el sobre. Asimismo, puede ser una solapa autoadhesiva, la cual no necesita humedecerse, sólo presionarla un poco para que permanezca segura.

Luego de haber analizado los usos, colores y beneficios que un sobre americano trae, podremos hacer una mejor elección al momento de querer enviar una carta, documento legal, postal, etc., y no saber qué sobre elegir.

Sobre americano con ventana

Sobre americano sin ventana

 

Diseños de sobres americanos

medidas de los sobres americanos

Sobre

Sobre americano
5 (100%) 1 vote

Be the first to comment on "Sobre americano"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*