Quien está al revés? Ser zurdo, hoy más fácil

Un lunes por la tarde, Ana la artesana, va a la Papelería más cercana y compra un par de tijeras nuevas para hacer una sencilla tarea de manualidades con foami. Cuando empieza a cortar se da cuenta que la disposición del filo no le deja ver por dónde va cortando… Pero aun así ella no se desanima, las gira y empieza a usarlas invertidas; todo va muy bien, salvo por el hecho de que acaba con su pobre mano izquierda cansada y adolorida, ya que el fabricante no pensó que alguna vez una persona zurda usaría también su producto; y es que como zurdo o zurda, el entorno te recordará continuamente que perteneces a una minoría.

¿Estándar o accesible? El zurdo y su ámbito sociocultural.

 

Ciertamente es una pena que en una sociedad tan vanguardista como la que nos ha tocado vivir, implementos como sacapuntas, tijeras o cuchillos, siendo tan triviales, estén diseñados para ser usados principalmente por personas diestras, sin tomar en cuenta que aproximadamente una de cada diez personas es zurda.

Si realizamos una pequeña investigación en alguna enciclopedia, nos dirá que, en los zurdos, las áreas del cerebro dedicadas a las actividades motoras finas se encuentran dispuestas de modo distinto a las de una persona diestra, debido a un fenómeno conocido como “lateralización”, a pesar del cual todas las demás capacidades y facultades operan de forma idéntica.

No obstante a la naturalidad de este proceso y su gran incidencia, se hace evidente que, por ejemplo, para un niño, adaptarse al uso continuo de implementos pensados para diestros puede representar una carga adicional durante su desarrollo, llegando incluso a frustrarlo, debido principalmente a la incomodidad que representa para él la realización de sus actividades cotidianas.

Sin embargo, anexa a la necesidad siempre viene una oferta asociada, representada, en este caso, por un cada vez más dilatado mercado de productos diseñados y fabricados pensando en aquellos que se desenvuelven día a día utilizando su mano izquierda. Pero vamos a revisar un poco los antecedentes del asunto, para tener una visión más objetiva del tema en cuestión.

Antes de la llegada de la era industrializada, la gran mayoría de los productos era de fabricación artesanal y diseñados a la medida del usuario final, por lo que ser zurdo, era una más de tantas características especiales que podían encontrarse en una persona. Con la llegada de la revolución industrial y de las cadenas producción en masa, viéndose en la imposibilidad de pensar en cada caso particular (debido sobre todo a cuestiones de marketing y reducción de costos), los fabricantes optaron por la alternativa más cómoda: la estandarización; o lo que es lo mismo: diseñar para la mayoría (“minoría, anda y ve como haces… no es mi asunto”).

Ergono… ¿qué? ¿Está la comodidad al alcance de todos?

 

Como ha ocurrido con muchas innovaciones, la primera en detectar (y atacar) esta necesidad, fue la industria militar, puesto que, en un espacio donde cualquier mínimo error o imprecisión puede costar una o más vidas humanas, la accesibilidad en equipos y herramientas puede marcar la diferencia.

A mediados de los años 50, comienzan las primeras modificaciones en cabinas de aviones, tanques y otros vehículos de uso militar, además de las armas de fuego (las armas para diestros “escupen” el humo y los casquillos de bala directo a la cara de los zurdos), y comienza a cimentarse la disciplina que hoy en día conocemos como ERGONOMÍA.

De forma muy resumida, podríamos definir a la ergonomía como una disciplina que busca la optimización de entornos y herramientas, de manera que vayan en favor de las características psico-fisiológicas del usuario. Por ejemplo, si un zurdo intenta usar un sacapuntas para diestros tendría que girar el lápiz hacia adentro, un movimiento más incómodo y antinatural, eso sería contrario a la ergonomía.

Aun así existen ejemplos de aplicación excluyente de los principios ergonómicos, como es el caso de algunos “mouse” de computadora, los cuales están diseñados con curvaturas que se adaptan perfectamente a la cavidad de la mano derecha, pero que a la hora de ser usado por un zurdo resulta excesivamente incomodo, deje de ser ergonómico. Siempre será preferible optar por modelos simétricos que puedan ser utilizados fácilmente con cualquiera de las dos manos.

Es importante tomar en consideración que, existen algunos tipos de herramientas (en especial aquellas que son de uso intensivo) que pueden ser manipuladas indistintamente por diestros y por zurdos, pues debido a su misma naturaleza, conviene utilizarlas alternando ambas manos para evitar la fatiga y las lesiones asociadas al estrés repetitivo, tal es el caso de martillos y palas, entre otros.

La mano izquierda y sus secretos: algunos trucos para zurdos.

A la hora de elegir artículos de Papelería, es conveniente observar, por ejemplo, que en el caso de los juegos de geometría, de no estar diseñados para zurdos, puedan ser usados a la inversa, o bien por su transparencia o bien por tener marcas en ambos lados.

Al momento de elegir una libreta, es preferible optar por aquellas que presente un diseño simétrico, es decir que al voltearla y abrirla por la parte de atrás se pueda escribir sin ninguna dificultad. ¡Ahora es para zurdos!

Al escribir, conviene sentarse de forma tal que la luz incida desde tu lado derecho, pues una fuente de luz ubicada a la izquierda proyectara la sombra del brazo, dificultando así la visibilidad.

Otra observación que aunque parezca trivial puede evitar inconvenientes, es que al sentarse en una mesa, al lado de un diestro, una persona zurda debería ubicarse a su izquierda para tener una mayor libertad de movimiento y prevenir choques de los brazos de ambas personas.

Ya no hay excusa para empezar a hacerse la vida más fácil, cada día aparecen nuevos productos expresamente diseñados para zurdos y tiendas dispuestas a arriesgarse a incluirlos en sus catálogos, apostando por la inclusión y la accesibilidad de las minorías. Ya puedes atreverte a bromear con tus pares diestros y preguntarles: Y ahora, ¿Quién está al revés?

Productos online para zurdos

Si necesitas tijeras, lápices, mouse o artículos de oficina para zurdos o simplemente que valgan para diestro o zurdos aquí tienes una buena opción:

Tienda fasaworld para zurdos

Quien está al revés? Ser zurdo, hoy más fácil
Rate this post

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *