Pilas ¿tipos?, Historia, ¿Qué pila comprar?¿Qué pilas son las mejores?

En este post os informaremos del origen de las pilas, y también os enseñaremos cómo saber si una pila está cargada. Empecemos con su origen pues:

Inicios históricos

A partir de estos experimentos, Alessandro Volta, el gran físico italiano, nacido en Como, fue quien comprobó que dichos efectos eran debidos a la presencia de los metales y que al poner en contacto los dos metales, se podía producir una corriente eléctrica. Fruto de sus investigaciones, llegó a la conclusión de que algunas aleaciones de metales tenían mayor efecto para producir electricidad que otras y, sus mediciones se recogieron en una lista, que determina el orden de eficacia de esas combinaciones de metales, para producir electricidad. Estos estudios son el origen de la serie electroquímica, que se usa hoy en química, para medir la tensión electroquímica, es decir, la capacidad que tienen los electrones para transformarse en iones.

Fue el físico italiano Alessandro Giuseppe Antonio Anastasio Volta, nacido en Lago di Como, Italia, en 1745, quien certificó el descubrimiento de la pila eléctrica. El físico italiano utilizó materiales básicos para probar experimentos que lo llevaron a crear el electróforo, el eudiómetro y la lámpara de Volta, y a verificar que el contacto entre dos metales con un conductor líquido generaba una corriente de energía. Lo que hizo fue poner dos pequeños discos del tamaño de una moneda pequeña, uno de plata y el otro de zinc en un recipiente, separados por un material esponjoso como el cuero. Todo este conjunto estaba sumergido en agua salada o en otra solución alcalina. A este conjunto le podemos llamar una pila. Volta después de dio cuenta de que si ponía estas pilas una seguida de otra, unidas por tiras de metal se lograba que el voltaje final fuera mayor.

Las primeras baterías.

Inventó aparatos capaces de producir electricidad. Para ello, utilizó unos recipientes, a los que se incorporó una solución salina y los conectó a través de unos arcos metálicos. Al conectar varios de los recipientes, descubrió que si los unía, formando una serie, compuesta de cobre, cinc, cartón humedecido y cobre, cinc, cartón humedecido, formando una columna (apilados) y uniendo los extremos, mediante un hilo conductor, al cerrar el circuito, se producía una corriente eléctrica. De este modo, creó la primera batería eléctrica de la historia.

Cómo funciona una pila.

La pila que inventó Volta despertó el entusiasmo de los científicos de su época, sirvió de inspiración a Faraday, por ejemplo, en sus estudios de los fenómenos electromagnéticos. Desde entonces, se han fabricado muchos modelos de pilas, pero todas se basan en los mismos principios que la pila que inventó Volta: en la transformación de la energía química, en eléctrica, mediante reacciones químicas de oxidación-reducción, que son producidas en los electrodos, (varillas metálicas de cobre y cinc, sumergidas en el electrolito). La placa de cinc es el electrodo negativo y la de cobre el positivo. La corriente se produce del cobre al cinc, y esto es así puesto que, los átomos de la placa de cinc tienen más tendencia a ceder electrones. Cuando, mediante un hilo metálico, se unen los electrodos con una diferencia de potencial, se produce el paso de una corriente, que disminuye gradualmente dicha diferencia. Cuando ese potencial se iguala, el paso de la corriente eléctrica cesa. Si se quiere que la corriente continúe circulando, se debe mantenerse constantemente la diferencia de potencial. Si se cortara la conexión entre las placas, los electrones no podrían desplazarse por el hilo conductor, de una placa a otra, de manera que se vería interrumpida la reacción. La pila funciona mientras haya átomos de cinc que formen el sulfato correspondiente.

¿Qué hacer cuando una pila se agota?

Para saber cómo hay que tratar a una pila es necesario aprender a reconocerla, ya que los fabricantes todavía no han empezado a marcarlas claramente con un símbolo que nos permita distinguirlas inmediatamente. Si es tóxica, es decir, si se ha fabricado con mercurio o cadmio, no debemos arrojarla a la basura.

El primer problema que se plantea es la diversidad de tipos y modelos de pilas existentes en el mercado, que básicamente son las siguientes:

  1. Pilas Botón:
  2. aunque hay de varios tipos, las más frecuentes son las pilas botón de mercurio, que son las que contienen más mercurio por unidad. Por otro lado encontramos las pilas de botón de litio, que no contienen ni mercurio ni cadmio, y son una alternativa interesante para evitar el consumo de los botones de mercurio. .Las pilas botón pueden reciclarse y recuperar así productos (mercurio entro otros) que serán útiles otra vez.
  3. Pilas Alcalinas: este tipo de pila ofrece duración y potencia, pero a costa de utilizar mercurio. .Aunque no existe técnica de reciclado de estas pilas, no pueden echarse a la basura, deben ir a vertederos especiales donde pueda realizarse su eliminación controlada.
  4. Acumuladores Níquel-Cadmio: este tipo de pila tiene la característica de que pueden recargarse después de gastada, así que, bien utilizada, puede durar años. Emplean cadmio, con lo que no se pueden tirar a la basura, dada su toxicidad.


Curiosidades de las pilas

Galvani, un médico y físico italiano, había comprobado que la pata diseccionada de una rana sufría contracciones cuando era colocada cerca de algún generador de electricidad. Había comprobado que los nervios y músculos del animal cuando colgaba a una rana de un hilo de latón y le ponía un suave contrapeso de acero, la rana experimentaba contracciones como un aparato super sensible para captar las corrientes eléctricas

 

¿Qué pilas son las más adecuadas para una oficina?

En una pyme, son destacados los objetos que se pueden contabilizar. Sin entrar en polemizar sobre el grado de relevancia de estos así como su funcionalidad en la organización, lo cierto es que muchos de ellos dependen de un elemento que si bien cuando está presente nadie nota su presencia, en el momento en que se agotan corre el pánico entre los integrantes de cualquier oficina.

Nos estamos refiriendo a las pilas, esos elementos que forman parte de nuestra realidad cotidiana, también en la oficina, y de lo que solo nos acordamos cuando nos hacen falta porque se han agotado y los accesorios que funcionan con la energía que estas proporcionan han dejado de funcionar.

Es por ello que en el ámbito de la oficina uno debe preguntarse cuáles son las pilas más adecuadas de utilizar. La respuesta, en un primer momento, puede resultar obvia, ya que todos contestaríamos que se trata de un elemento cuya mayor carga y disponibilidad a lo largo del tiempo permiten.

Sin embargo hay que tener en cuenta que muchos de los aparatos de la oficina que funcionan con pilas, como pueden ser las calculadoras, las grabadoras, las lámparas o cualquier objeto responsable de manipular el papel, cuenta con distinta carga, por lo que se debe optar por tomar otros caminos.

Entre ellos destaca, siempre, contar con pilas suficientes que permitan dar continuidad a la actividad que las mismas requieren. Así, es interesante hacer una inversión inicial en esta partida y comprar pilas de los modelos que se van a utilizar, para contar con suficientes refuerzos a lo largo del tiempo.

De igual forma, también se puede inclinar la organización con contar con un elemento de mayor inversión inicial pero  rentable en el largo plazo: pilas recargables y su correspondiente cargador. En torno a este aparato hay distintos modelos, que permiten cargar pilas de diferentes potencias. Una decisión que puede facilitar la actividad de la organización y que cuenta con garantías suficientes en torno al modo de cargar las pilas y al funcionamiento posterior de las mismas.

Conoce la variedad de pilas existentes en el mercado

 

Hoy en día se comercializan pilas o baterías para satisfacer casi cualquier demanda o necesidad. Las más novedosas son amigables con el medio ambiente y en realidad estas celdas llegaron para quedarse al punto de que han revolucionado el mercado electrónico a grandes rasgos.
Seguramente te has visto en la necesidad de comprar estas celdas en alguna oportunidad, pero es muy probable que no sepas distinguir por qué varía su tamaño, durabilidad o funcionalidad.
Es por ello que en esta nota te compartiremos los tipos de pilas más comunes con el fin de que conozcas de qué van y así seas capaz de adquirir las que te resulten más útiles o beneficiosas, ¿vale? ¡Comencemos!

 Tipos de pilas

  1. Pila de litio

Es una celda galvánica recargable o desechable compuesta por un ánodo de metal de litio, así como por algunos compuestos de litio. Se caracteriza por tener una densidad alta lo cual alarga su vida y retarda el proceso de cambio. En función de sus componentes y de sus químicos las células de litio son capaces de generar voltajes de hasta 1,5 voltios. Cuando se fabrican en modo recargable lo que sucede es que los iones de litio se mueven entre el cátodo y el ánodo gracias a un material de electrodo. Estas baterías son muy utilizadas para el funcionamiento de muchos dispositivos electrónicos portátiles de consumo masivo. Energyzer es uno de los fabricantes más famosos: sus pilas de litio duran hasta 8 veces más y son muy demandadas en cámaras digitales y consolas.

 

Características principales

  • Son muy recomendables para circuitos CMOS porque su voltaje de salida es bastante estable.

  • Su presión interna es baja.

  • Su auto descarga es prácticamente inexistente: menor al 1%

  • Duran unas 4 veces más que las pilas alcalinas

  • Su peso es más ligero que el de las baterías recargables o alcalinas

  • Soportan más los cambios ambientales

  • Son muy usadas en cámaras para sacar fotografías porque rinden mucho y reducen los costos de reposición del consumible.

 En torno a sus desventajas es bien sabido que:

 

  • Pueden sobrecalentarse y provocar incendios

  • Su fabricación es costosa

  • Son capaces de envejecer aun cuando no están en uso.

 

  1. Pilas alcalinas

Son llamadas baterías alcalinas o pilas Malloryson y son eléctricas, es decir, obtienen su energía a partir de la reacción química que ocurre entre el dióxido de manganeso y el zinc, sin olvidar que usan hidróxido de potasio como electrolito. Los usuarios pueden reconocerlas fácilmente porque su empaque tiene una letra “L”. Destacan porque no poseen cloruro, a diferencia de otros tipos de pilas como las salinas. Su capacidad es superior, mucho más que la ofrecida por pilas de cloruro de zinc, fundamentalmente porque el manganeso es más denso y eso ocasiona que el espacio ocupado por los componentes internos de la celda sea menor. En promedio, una batería alcalina tiene un rendimiento mayor que otros productos de la misma categoría: funciona entre 3 y 5 veces más, de modo que su vida útil es bastante importante. Sin embargo, el hecho de que dure más depende mucho de la carga o la potencia que consuma el equipo al que se conecta. Por ejemplo, una pila alcalina tamaño AA puede tener una capacidad de 3000 miliamperios-hora si es usada a una potencia baja, pero si por el contrario demanda una carga de 1000 miliamperios-hora –como es el caso de los equipos fotográficos- su capacidad disminuye a unos 700 miliamperios-hora.

 

Características más resaltantes:

 

  • Son más duraderas

  • Algunos fabricantes tienen pilas capaces de durar hasta 10 años

  • Son de bajo consumo

  • Son idóneas para el uso diario o doméstico: controles o juguetes

  • Ahorran energía

 

Desventajas:

 

  • No son recargables

  • Son de baja tensión

  • Su precio es un poco costoso

 

  1. Pilas recargables

Estas pilas gozan de mucha aceptación en el mercado debido a que duran mucho tiempo y además generan menos residuos que las demás.

Su precio es más elevado que el de otras baterías, pero los usuarios aseguran que son tan funcionales y duraderas que valen cada centavo.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que se debe comprar el aparato de recarga, pero en líneas generales esta no es más que una inversión a largo plazo.

 

Tipos de pilas recargables:

  • Pilas de Níquel-Cadmio

Son capaces de almacenar los restos de carga en desuso dentro de la batería y por ende reducen su capacidad. Son mejor conocidas como pilas con “efecto memoria”.

  • Pilas de Níquel-MetalHidruro

No poseen Cadmio, el cual es uno de los agentes contaminantes más potentes en algunas baterías, no tienen “efecto memoria” y su precio es un tanto elevado.

  • Pilas de Litio-Ión (LiIon)

Su capacidad es mayor a las de Níquel, no tienen “efecto memoria” y son muy utilizadas en laptops, coches eléctricos, dispositivos móviles y muchos equipos más. Las menos comunes son las pilas de Litio-Azufre, las de películas delgadas y las de plomo, ácido y carbono en espuma. Las baterías recargables también se conocen como “acumuladores recargables” y son eléctricamente reversibles, es decir, en ellas se genera una reacción capaz de regenerar los materiales consumidos tornándolas más eficientes y duraderas.

  1. Pilas de botón

Precio: Producto no disponible

Toman su nombre de su figura: la de un botón y son pilas eléctricas que vienen en un recipiente metalizado con forma de disco. Tienen una caja de metal que se conecta al polo positivo y su tapa al negativo. Son usadas en relojes, audífonos, agendas PDA, calculadoras, controles remotos, marcapasos, equipos médicos y más, de modo que su tamaño y composición puede variar considerablemente.  Existen baterías de botón de mercurio y litio, siendo las primeras estrictamente reciclables para poder recuperar este agente y evitar focos de contaminación del medio ambiente.

Entre sus características destacan las siguientes:

 

  • Son económicas

  • Su densidad energética es alta

  • Su temperatura de descarga es baja

  • La descarga de voltaje es uniforme

  • Son resistentes a los cambios ambientales

  • Su carga dura hasta 5 veces más que la de otro tipo de baterías existentes actualmente en el mercado.

 

Disponibilidad y marcas de pilas

 

En Fasaworld existen pilas recargables, alcalinas, de litio y botón y los fabricantes son Energyzer, Verbatim, Eveready y Duracell. Algunas están indicadas para alarmas de incendios o equipos de consumo individual o masivo, mientras que otras favorecen el ahorro energético, son eco amigables y pare usted de contar. Realmente existen pilas para todas las necesidades y sus precios son relativamente asequibles. Otros dispositivos disponibles son las estaciones o puertos de carga USB para recargar la batería de teléfonos inteligentes o de cualquier otro aparato eléctrico de forma fácil, rápida y segura.

 Se consiguen en diversos colores: negros, verdes, blancos o violetas y su precio ronda los 55 euros aproximadamente. Resalta su versatilidad y diseño estilizado; condición que los hace propicios para usarse en espacios lujosos o un poco más extravagantes a manera de sobremesa. En cuanto a los cargadores de pilas recargables, estos se consiguen en la marca Verbatim. Soportan hasta 2 baterías AA y AAA, son compactos y rendidores. Lo mejor de todo es que su adquisición evitará que tengas que reponer las baterías con frecuencia, reduciendo así los costos asociados a este consumible y por supuesto tu bolsillo te lo agradecerá.

 

Ahora que conoces los tipos de batería que tienes a tu alcance asegúrate de comprar solo aquellas que te ofrezcan los mejores resultados, ¿vale?

¿Necesita comprar pilas, cargadores de pilas o algún accesorio para estar siempre conectado? En esta categoría encontrará pilas baratas a la venta de los mejores fabricantes: Duracell, Energizer, Verbatim, . pilas alcalinas, pilas de litio, pilas recargables, cargadores de pilas, pilas de botón.

Por último queremos daros un truco:

¿Cómo saber cuando una pila está descargada?

Basta con dejar caer la pila desde una altura de unos 5-10 centímetros y observar que hace al entrar en contacto con la superficie. Si la pila no rebota y se mantiene estable significa que está cargada, por el contrario, si la pila rebota y da saltos al entrar en contacto con la superficie quiere decir que está descargada. Un detalle importante es que este truco no es válido para las pilas recargables.

Si nos encontramos con pilas descargadas por completo recuerda tirarlas en el recipiente adecuado para ello, no las almacenes, ya que estos desechos son considerados altamente peligrosos para el medio ambiente.

Diferencia pilas y baterias.

Cuando la placa de cinc se desintegra por completo ya no se produce la reacción, por ello, la pila ya no tendrá uso. Esa es la razón por la cual, a este tipo de pila ,se las conoce con el nombre de pila primaria.
Las baterías, son las denominadas pilas secundarias, o acumuladores. Son aquellas pilas que pueden recargarse, se pueden reiniciar, mediante la aportación de energía del exterior, normalmente un generador, que permite que los compuestos químicos se conviertan en compuestos de partida, cuando pasa la corriente circula, a través de ellos, en sentido opuesto. Los acumuladores o pilas retienen energía en su interior y la suministran externamente, para ser empleada cuando se necesite.
Así, una batería estará formada por varios acumuladores, y será ácida o alcalina, según el electrolito. Así,por ejemplo, las baterías de los coches, son ácidas, porque su electrolito es de ácido sulfúrico sumergido en dos placas, una placa de plomo metálico y la otra placa de dióxido de plomo. Las reacciones serían las siguientes: cuando el plomo o el dióxido de plomo se agotan, la batería se gasta y para recargarla, tenemos que hacer pasar una corriente eléctrica de la placa de cobre, positiva, a la de cinc, negativa, y esto se hace mediante un alternador, dinamo, de manera que, el sulfato de plomo se descomponer, en plomo en la placa negativa, y en dióxido de plomo, en la positiva. Las baterías alcalinas suelen tener un electrolito de hidróxido potásico y las placas de níquel y hierro.

¿Qué son las pilas de combustible?

Las pilas de combustible, inventadas por Francis Bacon en el año 1959, son aquéllas en las que la corriente eléctrica se genera aportándola, a medida que se necesita. La primera pila de combustible se alimentaba con hidrógeno y oxígeno gaseoso, en ella, el electrolito de hidróxido potásico se disolvía en agua,el cual estaba colocado entre dos placas metálicas, que no permitían el paso del electrolito, pero sí posibilitaban su penetración parcial. En estas pilas, uno de los electrodos era alimentado con gas de hidrógeno y el otro, con el oxígeno, a distintas presiones, para que solamente penetrase una parte en la placa. A través de los poros del metal de las placas, es por donde los electrolitos entraban en contacto los gases. Es en la placa negativa donde se produce la combinación de moléculas de hidrógeno, con iones hidroxilo del electrolito, y se producen los electrones. En la placa positiva, los átomos de oxígeno atrapan a los electrones y éstos se combinan con las moléculas de agua y forman iones de hidroxilo, que se mezclan en el electrolito. La corriente eléctrica se mantendrá mientras haya conexión entre los electrodos y se aporte oxígeno e hidrógeno. Algunas veces, se hace necesario utilizar un catalizador, siendo el más idóneo el platino, pero por su elevado precio, suele emplearse el níquel. Estas pilas de combustible son las ideales para suministrar energía en lugares donde no es fácil instalar generadores convencionales, como por ejemplo, en las estaciones espaciales o en las submarinas. Sin embargo, no se pueden utilizar como sustitutivas de las de los coches, puesto que necesitan de un equipo auxiliar, para que caliente la pila y también para que se elimine el exceso de agua o de dióxido de carbono, en los sistemas que utilizan carbonatos como electrolitos.

Lo mejor en cada momento.

Cuando necesitemos utilizar pequeños aparatos, como las linternas, sin conexión a la red eléctrica, lo más recomendable es usar pilas secas y acumuladores, en los que la electricidad se genera químicamente. La pila seca, o pila de transistor, de nueve voltios, están constituidas por un conjunto de 6 células de zinc-carbono, o por 3 celdas de litio. Los acumuladores convienen en las descargas breves de alto nivel, como las que se necesitan en las estaciones telefónicas o en los automóviles. Gracias a los nuevos plásticos, las placas son muy delgadas, lo que permite reducir el peso y el espacio, además, se proporciona un mejor rendimiento a bajas temperaturas. Pero, cuanto más gruesas sean las placas, más larga vida tendrán.

Otra clasificación de las pilas:

  1. No recargables, son las primarias, de uso limitado, cuando se les acaba la carga deben desecharse.
  2. Recargables, las llamadas secundarias, se pueden recargar.
  3. Secas, compuestas de litio y carbón o níquel.
  4. Húmedas, compuestas a base de ácidos.

Por el tamaño de la pila, se pueden clasificar en:

  1. Doble A, con voltaje de 1,5 V
  2. Triple A, también con un voltaje de 1,5 V, pero son más pequeñas que las anteriores.
  3. Pilas de de botón, las típicas de reloj, chatas y redondas.
  4. Pilas de 9v, rectangulares.
  5. Pilas de petaca, aún más grande que las otras y de 12v

Hay una infinidad de tipos de pilas estas son las más usuales y conocidas.