De Montessori al ipad, ¿o es lo mismo?

Del aula Montessori al aula actual

Si te preocupas por la educación de tus hijos, el regreso a clases a veces representa ese momento de inflexión para intentar algo diferente. Por eso las pedagogías alternativas como Montessori, con sus 3 millones de alumnos en 150 mil colegios, resultan tan atractivas.

Fundada hace más de un siglo, esta propuesta ha cambiado la percepción del ámbito educativo. Para averiguar por qué, indagaremos sobre sus principios, las características del material papelería y la implementación de tecnologías modernas como el iPad.

Aulas con materiales tradicionales y modernos

Cuando imaginas la típica aula Montessori, ves mucha luz natural, espacios amplios para favorecer la concentración y colores suaves combinados con mobiliario en madera. Los niños pueden trabajar tanto en las mesas como en el piso, hay lugares individuales y grupales, y todo está ordenado por asignatura.

Lo más importante es que puedan disponer de lo que necesitan sin obstáculos y el tamaño de las cosas está adaptado a su edad. A medida que van creciendo, los maestros van incorporando elementos didácticos y actividades diseñadas para estimular su desarrollo cognitivo. Aunque el material educativo es bastante extenso, en la etapa preescolar (3 a 6 años) podemos distinguir lo siguiente:

  • Cilindros con botón
  • Torre rosa
  • Listones rojos
  • Escalera marrón
  • Cilindros sin botón

A manera de ejemplo, estos elementos sensoriales tienen un propósito claro, representan

una dificultad que se debe trabajar y son presentados de forma gradual. Hay material papelería asociado con las matemáticas, el lenguaje, la música y más, todo en función de estimular la progresión de los alumnos.

Por otra parte, hoy en día existen iniciativas que están integrando este modelo educativo con las tecnologías de información (TICs) más avanzadas. Por eso no es raro ver distribuciones con un espacio para ordenadores, pantallas para material audiovisual, proyectores, salas de videojuegos y diversos dispositivos móviles.

El propósito de estas aulas tecnificadas empieza por familiarizar a los estudiantes con los distintos aspectos tecnológicos. De esta forma disponen de un recurso didáctico que sirve como herramienta de trabajo, facilita la interacción con los padres y promueve la formación constante de los profesores.

Uso de iPad como recurso pedagógico

Además de elementos tradicionales como juegos de cubertería, bandejas, lápices de colores, carteleras, organizadores, papelería, pizarras y diversos útiles escolares, las tabletas son cada vez más frecuentes. Entre las razones para su implementación destacan su disponibilidad, facilidad de uso y versatilidad funcional.

El carácter intuitivo de los distintos modelos Apple permiten que el estudiante aprenda sin dificultad cómo usarlas. Esta herramienta sirve para incorporar una extensa gama de actividades asociadas con el conocimiento, el descubrimiento, la curiosidad y diversos estímulos que los niños pueden gestionar de forma independiente.

Las bondades de la flauta dulce en clase

Otro elemento que ha visto su aparición en las aulas modernas tiene que ver con la apreciación musical es la flauta. De hecho, la flauta dulce representa un instrumento divertido, que tiene gran utilidad. Entre sus ventajas dentro de este modelo educativo, podemos nombrar las siguientes:

  • Mejora la coordinación de dedos y manos cuando se practica.
  • Educa el oído para saber cómo distinguir los sonidos de las partituras.
  • Permite mejorar el control de la respiración mediante el diafragma.
  • Favorece el trabajo en equipo, dado que cada miembro es una pieza importante.
  • Fomenta la memoria musical y la concentración durante las actividades.
  • La música es una herramienta de gran utilidad para el desarrollo personal y cognitivo. Mediante pequeñas sesiones, los niños pueden utilizar un instrumento e instruirse en función de lo vayan aprendiendo. Ya sea con ayuda de un facilitador o usando las TICs, ellos pueden integrase en grupo o disfrutarlo de forma individual.

Si quieres saber más sobre la educación musical en los colegios lee la entrada ” La flauta y la educación musical en las escuelas“, realmente interesante.

Las ideas detrás del método Montessori

En principio, este sistema de enseñanza con bases neurocientíficas fomenta la autonomía de cada niño durante un proceso marcado por el auto aprendizaje. Esta participación activa sucede en un ambiente que se adapta a su crecimiento, estimula la interacción social y promueve la libertad de movimiento.

Teniendo como referencia un currículum con una estructura bien definida, se procura desarrollar las habilidades de los peques mediante un modelo integrador. Además de la independencia, los pilares del mismo incluyen conceptos como disciplina, motivación propia, autocorrección, toma de decisiones y pensamiento crítico.

Esto sucede en un entorno ordenado por ellos mismos, que no pretende estructurar lo que hacen y bajo la vigilancia atenta de los guías o facilitadores. Todos estos procesos ocurren sin la necesidad de deberes ni exámenes, sino mediante una interacción armónica que promueve el respeto, responsabilidad y ciertos límites.

Dentro de su evolución en el contexto actual, incorpora un sistema de enseñanza-aprendizaje centrado en las necesidades psicológicas de cada niño. Partiendo de sus derechos fundamentales, quienes están a cargo de aplicarlo estimulan la pasión por aprender, ofrecen la debida seguridad emocional y fortalecen sus vínculos afectivos.

En este sentido, es una metodología que trata de restarle valor a la competitividad, las distintas formas de premiación y los castigos obsoletos. Mediante una orientación meticulosa, los chicos manejan sus propios conflictos, se interesan por las clases programadas y deciden sobre aquello que disfrutan o les apasiona más.

Proyección de esta pedagogía alternativa

Para muchos expertos en el tema, resulta evidente que la educación tradicional vive momentos de crisis institucional por diversos factores relacionados con las expectativas. El modelo que conocemos no está ofreciendo resultados adecuados, genera desmotivación y no está garantizando el éxito profesional.

A pesar de tener detractores, las pedagogías alternativas apuntan al espíritu crítico, la valoración de la imaginación, la autodisciplina y el respeto por los demás. En oposición a los modelos establecidos, busca fortalecer de forma personalizada las capacidades y habilidades en función de un ritmo de progresión ajustado al individuo.

Con el modelo que estamos tratando se pretende instaurar el deseo de aprender, enfocado en la valoración de cada logro que el niño vaya acumulando. En un ambiente donde prevalece el afecto, la comprensión y la paz, sus actividades guiadas son los bloques fundamentales para formar ciudadanos integrales que valoran el esfuerzo y el conocimiento.