Máquinas de escribir: algo más que una moda pasajera

Las máquinas de escribir recorren la historia del siglo XX. Su auge se produce precisamente en los inicios del pasado siglo y su declive no se produce hasta bien pasadas las últimas décadas del mismo. ¿Cómo y por qué estos objetos se hicieron imprescindibles en nuestra vida? Y lo que es más importante, ¿cómo es que han vuelto a lucir en nuestros espacios más cuidados y destacados?

Lo cierto es que la máquina de escribir es un clásico que facilitó la vida a muchos trabajadores en lo que respecta a la redacción de documentos y multiplicación de los mismos. También funcionó como elemento de integración de la mujer en el ámbito educacional primero y laboral después.

maquina

Su declive se llevó a cabo, como con todos los objetos que terminan obsoletos, como consecuencia del auge de una nueva tecnología denominada ordenador. De mayor facilidad de utilización y permitiendo cometer errores y subsanarlos a posteriori, el ordenador personal llevó al olvido a este legendario objeto.

Hasta que su uso fue retomado por los fans de la moda vintage, que hicieron de la máquina de escribir un objeto para lucir en cualquier lugar de la casa y para volver a ser utilizado con naturalidad. Será por el sonido de las teclas, por la tipografía inconfundible de la misma pero lo cierto es que la máquina de escribir no ha sido abandonada y se cuentan por millares sus usuarios.

De hecho, hace poco conocíamos que debido a los espionajes internacionales, los funcionarios alemanes volverían a utilizar la máquina de escribir para la realización de sus informes más comprometidos. La tendencia no es única pues en Rusia esta práctica no se ha abandonado y continúan redactando documentos a golpe de tecla dura.

¿Quién quiere entonces un ordenador teniendo una máquina de escribir eficiente y mucho más bonita en el plano estético? Sin embargo, muchos usuarios de este objeto se han encontrado con problemas relacionados con su puesta en marcha. Compradas muchas veces en anticuarios y sin ningún mecanismo estropeado, la falta de tintas o de elementos de su engranaje han sido causas suficientes para que estos abandonaran el placer de escribir a máquina.

Pero todo en la vida tiene solución y en nuestro catálogo contamos con los mejores accesorios para que retomes la actividad de escribir a máquina, independientemente del modelo con el que cuentes, su antigüedad y procedencia. Estamos convencidos de que podremos ayudarte o, por lo menos, vamos a intentarlo. ¿No creeéis?

Rate this post