Lo que debes saber de las grapadoras eléctricas para oficina

Lo que debes saber de las grapadoras eléctricas para oficina

Seguramente una de las primeras cosas que se nos viene a la mente cuando alguien pregunta sobre equipos de oficinas es definitivamente la grapadora, esa herramienta que ha estado y sigue estando con el paso de los años, pero que también ha evolucionado para comodidad de todos y para adaptarse a nuevos requerimientos.

Impresoras, copiadoras, teléfonos, guillotinas, calculadoras, ordenadores. Sí, herramientas para el trabajo hay muchas, la lista puede ser bastante larga, pero debemos reconocer que las grapadoras siguen siendo indispensables para las labores en cualquier oficina. Y las grapadoras eléctricas se han convertido en algo obligatorio en todas partes.

A la hora de elegir una grapadora hay que tomar en cuentas varias consideraciones y todo va a depender del uso que se le vaya a dar y el espacio que disponemos para ejecutar nuestras labores.

Entre las opciones, más allá de la marca de preferencia, también destacan el material –si es de plástico o metal-, el tamaño –si es grande o compacta- y ahora también el modelo –si es manual o eléctrica-.

Las grapadoras eléctricas, a las que también se les llama grapadoras automáticas, son aquellas que aunque mantienen la función principal del equipo tradicional, que es unir papel y otros materiales similares, tiene mucho más capacidad y es más potente, lo que se traduce en un menor esfuerzo para el usuario y, por ende, en mejores resultados.

Detalles importantes en las grapadoras automáticas

Para saber escoger entre las ofertas que existen actualmente en el mercado, hay que saber reconocer cuáles son las cosas que tienen en común cada grapadora eléctrica, pero también es fundamental identificar esos pequeños o grandes detalles que las diferencian y que van a ser determinantes a la hora de tomar la decisión de compra.

Por ejemplo, es importante preguntar por cosas tan específicas como la capacidad de engrapado; el modelo de grapas que utiliza el equipo, la profundidad de entrada en el papel y el tipo de engrapado que nos ofrece.

Asimismo, es conveniente considerar el tamaño del equipo, si es que se colocará sobre un escritorio, y si usa baterías u otro mecanismo de carga, pues esto puede representar gastos adicionales.

Además, debemos analizar su sus usos, pues aunque estemos en una oficina, es posible que la grapadora no solo se limite a su tarea convencional en papel, sino que también se utilice en plástico u otros materiales, siempre y cuando las especificaciones lo indiquen.

Mejores grapadoras eléctricas para oficina

Tomando en consideración una serie de cualidades, el mercado ofrece variedad, aunque hay que reconocer que hay unas grapadoras mejores que otras, entre las que se destacan:

-La grapadora eléctrica RAPID 20 EX FIXATIV.

Viene solo en color negro, con una capacidad de engrapado de 20 hojas y una profundidad de entrada en papel de 10 mm. Ofrece un tipo de engrapado cerrado y utiliza grapas 24/6 y 26/6.

Los usuarios la evalúan de manera positiva por considerar que cuenta con un mecanismo de recarga muy práctico y que no hace falta pulsar ningún botón para activarla; asimismo, destacan su rapidez y calidad.

Para más detalles sobre este modelo en particular, descripción detallada y ficha técnica, puedes dirigirte a fasaworld.es en  Grapadora Electrica 20 EX marca RAPID

 

-La grapadora eléctrica PETRUS WOW.

Esta herramienta que viene en variedad de colores -azul, turquesa, verde manzana, rosado, naranja- es una de las preferidas en las oficinas. Tiene una capacidad de engrapado de 10 hojas, la profundidad de entrada en el papel es de 10 mm y ofrece un tipo de engrapado cerrado.

Además de tener un diseño colorido, llamado y bonito, es cómoda, funcional, con buen rendimiento y eficaz; utiliza pilas AA y grapas número 10.

-La grapadora eléctrica REXEL Optima Grip.

Con una combinación de colores negro y plata, esta herramienta ofrece un tipo de grapado cerrado, con una capacidad de engrapado de 20 hojas y una profundidad de entrada de papel de 26 mm que puede ser ajustada.

Este modelo utiliza grapas 26/6 y funciona con pilas AA. Los usuarios elogian el diseño, el poco ruido que hace y la facilidad con la que se puede manipular.

-La grapadora eléctrica PETRUS E-120.

Con un modelo más sencillo, modesto y en color gris oscuro, esta herramienta ofrece un tipo de grapado cerrado y tiene una capacidad de engrapado de 20 hojas.

Su capacidad de entrada en papel está entre 10 y 20 mm y el modelo de grapas que usa es 26/6 y 26/6. Esta grapadora cuenta con una fuente de alimentación de alto rendimiento y es ideal para uso frecuente. Asimismo, es pequeña y silenciosa, ideal para el trabajo de oficina.

-La grapadora eléctrica REXEL Optima 45.

Viene en una combinación de colores negro y plata y se presenta como una herramienta con una capacidad de engrapado superior -40 hojas-, un tipo de grapado cerrado y un profundidad de entrada de papel de 23 mm ajustable.

Utiliza grapas 26/6 y cuenta con un indicador LED de recarga. Trae un quitagrapas incluido y, además, promete cero atascos y grapado plano y rápido.

-La grapadora eléctrica RAPID 90 EC.

De color blanco es la única del grupo que ofrece un tipo de grapado abierto y cerrado al mismo tiempo. Esta herramienta tiene una capacidad de engrapado de 30 hojas y una profundidad de entrada de papel de 30 mm.

Utiliza modelos de grapas 150×44/7, es de carga frontal y funciona con enchufe. Los usuarios la valoran como excelente por su calidad y porque es compacta, lo que permite adaptarse a un espacio de oficina.

Tipos y usos de las grapadoras

Pero, las grapadoras eléctricas no son únicamente para usar en la oficina, pues existen modelos con características que las convierten en las mejores herramientas para el hogar e incluso para cualquier proyecto de bricolaje o algo a mayor escala.

Hay grapadoras que son de uso más casero o de oficina, mientras que existen otras que sirven para carpintería liviana. Asimismo, hay otras que son mucho más profesionales para trabajos con madera y tapiz, y que también pueden emplearse en cables eléctricos si se regula la presión.

En líneas generales, en el mercado existen cuatro tipos de grapadoras y las categorías dependen de su uso. Por ejemplo, están las tradicionales o las manuales, esas que normalmente tenemos en el hogar o en la oficina y que se emplean generalmente para unir papel u otro material blando. Aunque son útiles, sus usos son bastante limitados.

También están las eléctricas, que son mucho más prácticas y cómodas porque eliminar el esfuerzo que debe hacer el usuario, pues con tan solo presionar un botón o gracias a un sensor, las grapas se colocan automáticamente. Otra de las ventajas de esta categoría es que nos permite graduar la rapidez y la presión con la que queremos grapar.

En la lista también están las que se utilizan para tapizar y las industriales, que generalmente se usan en fábricas o talleres y su función también es pegar o unir, pero materiales más duros y mucho más resistentes.

Consejos para una grapadora atascada

Seguramente alguna vez pasaste por esta emergencia y no supiste qué hacer. Tienes una montaña de papeles en tu escritorio, tienes que graparlos en menos de una hora y te acabas de dar cuenta que tu grapadora se atascó y, para colmo de males, no hay nadie cerca para ayudarte.

Pues no tienes de qué preocuparte, pues este contratiempo menor lo puedes solucionar en un abrir y cerrar de ojos. Siguiendo los siguientes pasos, podrás salvar tu equipo:

1. En caso de que las grapa estén atascadas en la parte superior, con la ayuda de un clip o de un alambre fuerte, tira hacia abajo entre la parte metálica y la plástica. Con este movimiento el problema debería solucionarse inmediatamente.

2. Dependiendo de la cantidad de grapas que hayan quedado atrapadas, esto te pudiera servir. En primer lugar, coloca la grapadora al revés, ubica donde están la o las grapas atascadas y usando tu dedo, trata de sacarlas cuidadosamente.

3. Si lo que está atascado no es una o varias grapas, sino la parte de arriba de la grapadora, el método y las herramientas son las mismas: un clip o un alambre y tus manos. Coloca el clip entre la parte metálica y plástica de uno de los costados y presiona con firmeza para lograr el objetivo.

4. Pero, si el problema es que no puedes colocar las grapas porque la parte superior de la grapadora no abre, entonces lo mejor que puedes hacer es quitar la parte de plástica y forzar la parte metálica hacia arriba hasta que ceda; debes repetir el mismo paso hasta que quede desatascada. Si no funciona, intenta con un abridor de cartas.

Pero, ten en cuenta que todas estas recomendaciones, aunque son muy útiles, sirven únicamente para tu grapadora manual, esa que sigues conservando para algunas cosas personales. En caso de que la grapadora eléctrica de tu oficina se atasque, lo mejor es seguir las instrucciones que aparecen en el manual o pedir el consejo de un técnico.

Para encontrar otras opciones de grapadoras eléctricas en el mercado es importante que busques, consultes, te informes y -sobre todo- que compares, no solo precio sino también especificaciones.

Pero, si también estás interesado en grapadoras manuales, mini grapadoras, grapas, quitagrapas o extraegrapas, así como otros accesorios y complementos, la recomendación es visitar fasaworld.es

Así podrás analizar mejor las características que tiene cada categoría y comparar entre las ofertas de las marcas NOVUS, PETRUS, RAPESCO y 5 STAR, lo que te permitirá determinar qué es lo que se ajusta mejor a las necesidades de tu oficina.

Grapadoras electricas

En este post nos hemos centrado en grapadoras eléctricas para oficina, si necesitas otro tipo de grapadoras eléctricas puede verlas aquí

 

Lo que debes saber de las grapadoras eléctricas para oficina
5 (100%) 5 votes

Be the first to comment on "Lo que debes saber de las grapadoras eléctricas para oficina"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*