Las pizarras, un extraordinario invento súper útil para la enseñanza

¿Qué tienen en común un profesor de geografía escocés, un fotógrafo coreano, un astrónomo y un ejecutivo estadounidenses? A simple vista, seguramente no encontrarás una lógica relación entre ellos, pero en efecto sí la hay y es que los cuatro son responsables de la creación de alguno de los modelos de pizarras hoy por hoy conocidos y disponibles en el mercado.

En esencia, son superficies de escritura sobre la cual se realizan textos y dibujos mediante el uso de pequeñas barras de yeso llamadas tizas o a través de marcadores especializados; aunque, las más recientes como las digitales interactivas requieren para tales efectos de un sistema de punteros.

Las primeras empezaron a ser utilizadas desde mediados del siglo XIX básicamente para la enseñanza. Y desde entonces, no han dejado de ser vistas en salones de clases, pero tampoco en salas de conferencias y hasta en el hogar.

Jame Pillans, Martin Heit, Horace W. Badcock y David Martin figuran como los grandes artífices de los distintos tipos de pizarras con las que aprendieron nuestros padres de matemáticas, que utilizan los pequeñines de la casa para estimular su creatividad; pero además, las que están disponibles en casa para la organización de la agenda diaria o con las que desarrollamos y damos a conocer una nueva idea para la empresa a la que prestamos servicios.

La historia de la pizarra es fascinante pero, a su vez, muy intrigante pues ¿quién iba a pensar que una idea tan simple revolucionaría el mundo de la docencia para siempre? Seguramente nadie, por lo que a continuación queremos ofrecerte información útil, valiosa y detallada acerca del inicio y evolución de estas superficies de escritura.

Jame Pillians, de la pizarra negra hasta la pizarra verde

El ingenio de un profesor de geografía escocés, Jame Pillians, dio inicio a todo. Por colgar en la pared la pequeña pizarra de uno de sus estudiantes, a fin de garantizar un mejor ángulo visual a todos los alumnos, se le considera su creador. Con el uso de las primeras pizarras, fue quedando en el pasado el método arcaico de enseñanza que consistía en clases orales que, adicionalmente, eran reforzadas a través de la escritura de puntos claves sobre la pared.

FAIBO Pizarra Verde 100x127 cm Marco madera 403-3IND - 403-3INDLas de superficie de color negro fueron las pioneras, por lo que adoptaron el nombre de “blackboard”, demostrando más adelante que hacían más difícil la concentración de los estudiantes. Además, al estar expuestas a los rayos del sol producían incandescencia. Ya para este momento, las pizarras eran utilizadas hasta en las escuelas ubicadas en los lugares más recónditos del mundo.

Tras demostrar algunas de sus desventajas, la superficie pasa a ser de color verde, garantizando mejor impacto visual y una mayor atención por parte de los alumnos. Para principios o mediados del siglo XX, las pizarras verdes ya eran parte del método de enseñanza a nivel mundial.

Hasta ahora, y a pesar de las opciones de pizarra más avanzadas y modernas que nos ha brindado la tecnología, las de color verde existen, en algunas partes como piezas decorativas; mientras que en otras, siguen siendo una herramienta fundamental para expresar ideas, para reforzar en casa las tareas de los pequeños o, sencillamente, para anotar tareas pendientes por hacer y organizar mejor nuestras vidas.

Sobre ellas, se escribe mediante pequeñas barras cilíndricas de yeso llamadas tiza, las cuales en su mayoría eran blancas; sin embargo, también fueron creadas tizas de colores ideales para los dibujos o para hacer mucho más amena las clases.

Las hay de diferentes tamaños, según el uso que quieras darle. Los pizarrones son los más grandes y, por lo general, están en las escuelas e instituciones académicas. Su resistencia y durabilidad representan un punto a favor, porque les ha permitido durar por muchísimos años.

Tal vez, una de las más grandes desventajas fue precisamente el uso de la tiza, la cual desprendía gran cantidad de polvo que incidía en la salud del docente cuando estaba sometido a él por años, razón por la que empiezan a surgir nuevas alternativas más modernas y seguras que, a pesar de haber hecho la apuesta, no han dejado del todo atrás las pizarras verdes.

Puede que tambien te interese este otro articulo: ¿Que son las pizarras?

Pizarras blancas y su origen fotográfico

La pizarra blanca acrílica surge muchos años después cuando el uso de las pizarras verdes ya era mundialmente conocido. Su creador fue un fotógrafo coreano llamado Martin Heit, quien notó que podía escribir sobre los negativos de sus propias fotografías con un marcador o rotulador, para luego borrar fácilmente con un paño humedecido.

En primera instancia, le dio un uso muy personal, pues solo anotaba las tareas pendientes por hacer. Creyó que le serviría para tomar apuntes de recados telefónicos sin imaginar la magnitud de lo que estaba diseñando.

publicidad del uso de las primeras pizarras blancas

Uso de las primeras pizarras blancas

Más adelante vende su gran idea a la compañía Dri Mark, que dio un paso más allá y en lugar de presentar el proyecto como un simple objeto para tomar mensajes, lo convirtió en una pizarra acrílica de color blanco que vendría a revolucionar la educación.

Pero, en primera instancia no tuvo mucho éxito en el mercado, ya que para adquirirla en 1960 tras salir a la venta resultaba demasiado caro. Además, las pizarras verdes y los docentes de todo el mundo eran casi inseparables, hasta que alguien dio en el clavo y pudo demostrar que el polvillo que desprendía la tiza ocasionaba graves problemas respiratorios.

Y es así como en la década de los 90, la pizarra blanca comienza a distribuirse de forma masiva, siendo adquirida por la gran mayoría de las instituciones educativas preocupadas por la salud de los docentes. Actualmente, las hay de todo tipo y puedes verlas enmarcadas en madera o metal, de gran tamaño o más pequeñas; para colegios tradicionales o de pentagrama para las escuelas de música.

Lo más importante aún es que las tizas fueron sustituidas por marcadores especializados, de fácil borrado, de colores negro o fluorescentes que no comprometían la salud. Fue entonces cuando el invento empezó a ser valorado y considerado una verdadera revelación.

¿Que si podemos tenerlas en casa? Claro que sí, pues muchas personas las siguen usando para organizar el día a día. A pesar de las agendas y otros dispositivos digitales que cumplen la misma función con la misma eficiencia, las pizarras tienen sobre ellas una gran ventaja y es que permiten echar un vistazo rápido para saber qué actividades hemos programado el día de hoy.

Puede que te interese este articulo: ¿Como limpiar una pizarra blanca?

Pizarras magnéticas como instrumento didáctico

Es un instrumento didáctico por excelencia, ideal para la enseñanza de los peques. También conocida como magnetógrafo, las pizarras magnéticas han llegado para nunca más irse y es que con ellas es mucho más fácil aprender matemáticas y algunos conceptos básicos.

Aunque su origen no está del todo claro, hay quienes aseguran que fue inventada por Horace W. Badcock, un astrónomo de origen estadounidense, especialista en estudios del campo magnético. Se trata de una tabla de hierro con superficie magnética, gracias a la adherencia de ciertos objetos llamados magnetogramas, puedes elaborar una pizarra magnetica muy fácilmente en casa. Estas se utilizan, sobre todo, para las siguientes tareas:

  • Para iniciar al niño en la lectura. Por tales efectos, deberás adquirir letras magnetizadas, a fin de ir formando palabras. Verás lo rápido y, a la vez, divertido que resultará aprender a leer.
  • Para aprender matemáticas, a través de la realización o adquisición de números que puedes pegar en el tablero. De esa manera, puedes enseñar a sumar, restar y hacer otras operaciones sencillas.
  • Para contar cuentos. Y para ello serán necesarios una serie de imágenes o pictogramas en representación de un objeto determinado desde donde el docente partirá para narrar un divertido cuento.
  • Para incentivar el trabajo de grupo, que es posible gracias a la realización de juegos didácticos para estimular la mente del pequeño. Trata con dominós o con juegos de memoria. ¡Súper divertido, ¿no?!

También tiene funciones muy específicas, por lo que se han convertido en una herramienta súper eficaz a la hora de enseñar y, claro está, de aprender… así que mira a continuación:

  • La comprensión de algunos conceptos se hará mucho más fácil gracias al apoyo visual que garantiza.
  • Incentiva el trabajo en equipo y la interacción entre compañeros, pero también con el profesor. Realmente, puede ser una experiencia gratificante.
  • Es ideal para explicar algunos procesos, pasos, ciclos, entre otros que deben ser presentados de manera progresiva.
  • Facilita la atención de los niños al utilizar material didáctico, al quitar y colocar objetos de la pizarra magnética. Definitivamente, resulta un trabajo excepcional con los más pequeños.
  • ¡Muy importante! Incentiva la creatividad.
  • Incrementa considerablemente la participación de los estudiantes en clase, al ser ellos mismos quienes también puedan quitar y poner imágenes por instrucciones del docente.

Pizarras digitales interactivas, lo más vanguardista hasta ahora

El cofundador de la compañía Smart Board, David Martin, piensa en 2011 en una nueva propuesta: la pizarra digital interactiva (PDI), como evolución de la pizarra digital (PD) simple que ya había abarcado gran parte del mercado.

BI-OFFICE Pizarra Digital 179,3X133,8X4,2 Memoria 2 GB 23 kg BI1291800

Pero antes que nada, es necesario saber qué es una pizarra digital simple. No es más que un sistema que, para su utilización, requiere de un proyector de imágenes o video y un ordenador, a fin de proyectar contenido interesante para grupos de personas sobre una pizarra o pared de color blanco. Con ella se puede interactuar a través de un mouse o teclado.

Por su parte, la pizarra digital interactiva incluye, además de un videoproyector y un ordenador, una especie de dispositivo de control de punteros, que permite una fácil interacción justo sobre la superficie donde se proyecta la imagen, dando muestras de que la tecnología multimedia cuenta con todos los recursos necesarios para la educación.

El factor adicional es que incluye una superficie blanca desde donde se pueden hacer anotaciones mediante el puntero. Estos apuntes pueden ser guardados en el sistema e impresas si es necesario. Entre los tipos de pizarra digital interactiva, se pueden encontrar:

-PDI con gran formato: Ideal para que el profesor o expositor haga anotaciones directamente desde la superficie proyectada.

-PDI portátil: Se pueden realizar anotaciones pero desde cualquier lugar del aula. Es también súper práctico, porque puedes hacer las anotaciones directamente desde la pantalla sin necesidad de moverte.

La verdad es que las pizarras digitales se han convertido en una opción bastante atractiva y gracias a la tecnología, es posible contar con herramientas prácticas y fáciles de usar para optimizar la enseñanza.

En conclusión, las pizarras verdes, blancas, magnéticas, digitales y digitales interactivas han sido, cada una en su respectivo tiempo, una herramienta fundamental en aulas de clase o salas de conferencia que ha servido y mucho para impulsar la educación de millones de personas en todo el mundo.

¡Gracias, Pillans, Heit, Badcock y Martin por pensar en grande!

El origen: conoce la historia de las pizarras

Si retrocedemos unos miles de años en nuestra historia, podremos conocer que los seres humanos desde que poblaron el mundo, han tenido la necesidad de expresarse de alguna manera, y una de estas formas fue a través de la escritura.
Para poder cubrir esta necesidad, los cavernícolas emplearon las piedras de sus cuevas para poder plasmar sus ideas por medio de símbolos y dibujos con algún significado, esto, por supuesto lo hacían sobre superficies que luego conoceremos como pizarras.

Pero ¿Qué es una pizarra?

Este artículo de gran uso para diversas cosas, es simplemente una superficie generalmente rectangular, cuyas dimensiones pueden variar y que se utilizar principalmente para escribir o plasmar alguna idea en ella. En la actualidad existen diferentes tipos, y que sus características las diferencian una de otra, como pueden ser las pizarras vitrificadas, pizarras magneticas, pizarras electronicas o pizarras verdes,  pero eso lo conocerás más adelante.

La invención de las pizarras

A ciencia cierta, no se conoce una fecha exacta en la historia en la que se pueda decir que se inventó la pizarra, pero según algunos registros, aproximadamente en 1800, un hombre conocido como James Pillans, fue una de las primeras personas en utilizar este genial invento.
Este profesor de geografía en una escuela de Edimburgo, durante una clase que estaba impartiendo, tomó la pizarra individual de uno sus alumnos y la puso en la pared para que todos los presentes pudieran ver y entender mejor lo que él estaba explicando.
Por tal motivo, tiempo después, este profesor escocés fue conocido a nivel mundial como el inventor de este material tan simple, pero importante para los seres humanos y su comunicación.
Para ese entonces el uso de pizarras individuales era lo común entre los estudiantes de las grandes escuelas de Europa, pues para la época, el papel y los lápices de grafito o de otro material no eran tan conocidos como se pensaba y tenían un valor bien elevado.
Estos pequeños pizarrones eran fabricados con la superficie de porcelana o de madera (que luego era pintada con negro mate) y en ella se escribía toda la información que recibían de sus maestros en cada clase. Se hicieron algunos arreglos y las pizarras grandes utilizadas en los salones, surgieron como una ayuda para los profesores, pues para estos tiempos, ellos no tenían como transmitir un tópico completo, excepto que fuese verbalmente y esto resultaba bastante tedioso, pues en muchas oportunidades los mismos maestros tenían que copiar las tareas en las pizarras de cada alumno.
Con el pasar del tiempo, la popularidad de este interesante artefacto se empezó a expandir por todo el mundo, hasta llegar a otro continente y es cuando George Baron, la utilizó por primera vez en Estados Unidos, en una academia militar para enseñar matemáticas.
Su auge fue tal, que no solo se utilizaba en las escuelas, sino también en oficinas y otros centros, porque eran bastante útiles para presentar distintas informaciones de una manera rápida y sencilla. Esto era también de gran ayuda para explicar una idea en la medida que se iba escribiendo.
Se conoce que las primeras pizarras que se hicieron fueron con la superficie negra y se escribían en ellas utilizando palitos de tiza, pero para 1960 este color le dio paso a las pizarras de color verde mate, que es el que conocemos actualmente. Este cambio se hizo pues en ese momento, se pensaba que este color era más cómodo a la vista y por otro lado los borrones y tachaduras se notaban menos.
Para quitar el contenido escrito en la pizarra, las personas optaban por utilizar pequeños borradores rectangulares hechos de madera y cubiertos con una tela gruesa, parecida al fieltro, que ayudaban a borrar la tiza sin problemas. Este sigue vigente hasta los momentos y es utilizado por todo aquel que hace uso de algún pizarrón.
A pesar de que esta innovadora idea fue adoptada por casi todas las escuelas, universidades y otras organizaciones de todo el mundo, el uso de la tiza en las pizarras empezó a producir en muchas personas alergias y otras enfermedades respiratorias, por ello, distintos fabricantes buscaron otras alternativas para así actualizar los antiguos tableros.

El porque de las pizarras blancas

Para la década de los 60, las pizarras negras y verdes le dieron el paso triunfal a los tableros con superficies acrílicas o mejor conocidas como pizarras blancas.
En esta época, los tableros blancos no tuvieron la receptividad que se esperaba, pues en su momento se consideraba que su costo era demasiado elevado, y por ello muchas instituciones y organizaciones prefirieron seguir utilizando los modelos más viejos y convencionales.
En los años 90 esta realidad cambió totalmente, porque debido a los reportes de enfermedades respiratorias que subieron durante este tiempo, el auge de los pizarrones acrílicos fue creciendo. Además su uso siempre fue más práctico y acarreaba menos gasto si de presupuesto se habla.
Ahora bien, al leer esta interesante historia te pudiste dar cuenta que en la actualidad existen dos tipos de pizarras, la convencional, conocida por su superficie que es generalmente verde mate, y la blanca, cuya base es de un material acrílico porcelanizado bastante resistente.
Actualmente, este último es el más utilizado en cualquier salón de escuela, universidad u otra organización, pues son fabricados en un material más resistente a casi todos los escenarios posibles; al clima, a la temperatura o a las ralladuras de otros objetos. Otra caracteristica a destacar de las pizarras blancas son las caracteristicas que puden incluir, ya que dentro de las pizaras blancos podemos encontrar:

Pizarras blancas adhesivas, estas pizarras son muy utiles para poder poner en cualquier habitacion, no requieren de tener que hacer ningun agujero en la pared, y se puede cambiar de sitio muy facilmente.

Pizarras vitrificadas blancas, estas pizarras estas fabricadas en un compuesto menos poroso que los modelos anteriores, con lo que se mejora el uso y limpiado, son mas frajiles a un golpe pero si no se caen se pueden mantener decadas en perfecto estado.

Pizarras magneticas: son pizarras normales pero que llevan una fina capa ferrosa para que los imanes puedan fijarse bien.

Si hablamos de diferencia no vas a encontrarte con una gran diversidad, pero si con ciertas características que los hacen distintos unos de otros. Por ejemplo, a diferencia de los pizarrones verdes, en las superficies blancas, no se escribe con tiza sino con marcadores especiales a base de agua, lo que ayuda enormemente a aminorar los problemas de salud provocados por el polvo que expulsa la tiza.
Entre otras cosas, el pizarrón blanco es muy versátil, pues a diferencia del tablero convencional, este te permite utilizar marcadores con colores más vivos y fluorescente que las tizas, y en caso de que tenga una superficie metálica, podrás pegar en este, imanes, borradores y otros instrumentos magnéticos.
Por otro lado, también te podemos decir que el material que cubre los bordes de la pizarra puede ser de madera o de aluminio. Muchas personas deciden elegir este último, pues es más resistente, liviano y duradero que la madera, pero esto siempre va a variar según los gustos de cada quien.

Dimensiones y formas de las pizarras

Sus dimensiones y formas, son otras características que también va a variar. Actualmente, en el mercado de este artículo, existen muchas medidas, que van desde la más pequeña, para uso personal y para realizar una que otra anotación importante, hasta la más grande, que en este caso serían las pizarras que se pueden observar en cualquier recinto que sea ocupado por un número importante de personas.
Por otro lado, la forma de las pizarras es generalmente rectangular, pero hay personas más arriesgadas que con una explosión de creatividad, mandan a confeccionar sus propios tableros, basándose en sus gustos y preferencias. Por tal motivo no te extrañes cuando veas un pizarrón con forma triangular o circular.
Te recordamos que esto siempre va a estar ligado a las exigencias de cada persona y la utilidad que se le vaya a dar al tablero.
Si de utilidad hablamos, las pizarras son bastante versátiles en este aspecto, pues su uso no solo se limitó a la enseñanza y a estar en salones de clases, sino que con el pasar del tiempo, las personas comenzaron a utilizarlas en diferentes aspectos de la vida cotidiana y ámbitos laborales.
Los tableros pueden ser utilizados tanto en casa como un medio para colocar recordatorios o una lista de tareas muy importante, como en cualquier oficina o gran organización para plasmar diferentes ideas sobre algún proyecto que vaya a realizarse.
Ahora bien, ya que sabes todo lo relacionado con las pizarras, es importante que también sepas que estos artículos no tienen un mantenimiento complejo, pero, si no se le da el cuidado adecuado esta va a deteriorarse en un abrir y cerrar de ojos.

Con que pintar en tu pizarra

Recuerda siempre que debes utilizar los materiales adecuados a la hora de escribir en esta superficie. Si se trata de una pizarra verde o negra, lo ideal es comprar tizas, mientras que en un tablero blanco el uso de marcadores acrílicos ( o tambien llamados marcador de pizarra blanca) es lo mejor. Recuerda no usar rotuladores permanentes en pizarrones blancos pues podrías dañarlo.

¿Como limpiar una pizarra?

Por otro lado, es importante que a la hora de limpiar cualquiera de los dos tipos de superficies, utilices los productos ideales para ello, pues esto ayudará a que la pizarra se mantenga en buen estado y durante bastante tiempo. En nuestra categoria imanes y accesorios de pizarra encontrara los borradores de pizarra mas adecuados, asi como los productos quimicos más apropiados.

En esta categoría puede encontrar todo tipo de pizarras, tableros y sus accesorios tales como pizarras blancas, pizarras verdes, pizarras magnéticas, pizarras de corcho, pizarras de planing. pizarras con caballete, tableros, vitrinas, pizarras electrónicas, imanes,tizas, borradores, compás, cartabón, escuadra.

Las pizarras, un extraordinario invento súper útil para la enseñanza
4.9 (97.5%) 8 votes

Be the first to comment on "Las pizarras, un extraordinario invento súper útil para la enseñanza"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*