Las pizarras, un extraordinario invento súper útil para la enseñanza

¿Qué tienen en común un profesor de geografía escocés, un fotógrafo coreano, un astrónomo y un ejecutivo estadounidenses? A simple vista, seguramente no encontrarás una lógica relación entre ellos, pero en efecto sí la hay y es que los cuatro son responsables de la creación de alguno de los modelos de pizarras hoy por hoy conocidos y disponibles en el mercado.

En esencia, son superficies de escritura sobre la cual se realizan textos y dibujos mediante el uso de pequeñas barras de yeso llamadas tizas o a través de marcadores especializados; aunque, las más recientes como las digitales interactivas requieren para tales efectos de un sistema de punteros.

Las primeras empezaron a ser utilizadas desde mediados del siglo XIX básicamente para la enseñanza. Y desde entonces, no han dejado de ser vistas en salones de clases, pero tampoco en salas de conferencias y hasta en el hogar.

Jame Pillans, Martin Heit, Horace W. Badcock y David Martin figuran como los grandes artífices de los distintos tipos de pizarras con las que aprendieron nuestros padres de matemáticas, que utilizan los pequeñines de la casa para estimular su creatividad; pero además, las que están disponibles en casa para la organización de la agenda diaria o con las que desarrollamos y damos a conocer una nueva idea para la empresa a la que prestamos servicios.

La historia de la pizarra es fascinante pero, a su vez, muy intrigante pues ¿quién iba a pensar que una idea tan simple revolucionaría el mundo de la docencia para siempre? Seguramente nadie, por lo que a continuación queremos ofrecerte información útil, valiosa y detallada acerca del inicio y evolución de estas superficies de escritura.

Jame Pillians, de la pizarra negra hasta la pizarra verde

El ingenio de un profesor de geografía escocés, Jame Pillians, dio inicio a todo. Por colgar en la pared la pequeña pizarra de uno de sus estudiantes, a fin de garantizar un mejor ángulo visual a todos los alumnos, se le considera su creador. Con el uso de las primeras pizarras, fue quedando en el pasado el método arcaico de enseñanza que consistía en clases orales que, adicionalmente, eran reforzadas a través de la escritura de puntos claves sobre la pared.

FAIBO Pizarra Verde 100x127 cm Marco madera 403-3IND - 403-3INDLas de superficie de color negro fueron las pioneras, por lo que adoptaron el nombre de “blackboard”, demostrando más adelante que hacían más difícil la concentración de los estudiantes. Además, al estar expuestas a los rayos del sol producían incandescencia. Ya para este momento, las pizarras eran utilizadas hasta en las escuelas ubicadas en los lugares más recónditos del mundo.

Tras demostrar algunas de sus desventajas, la superficie pasa a ser de color verde, garantizando mejor impacto visual y una mayor atención por parte de los alumnos. Para principios o mediados del siglo XX, las pizarras verdes ya eran parte del método de enseñanza a nivel mundial.

Hasta ahora, y a pesar de las opciones de pizarra más avanzadas y modernas que nos ha brindado la tecnología, las de color verde existen, en algunas partes como piezas decorativas; mientras que en otras, siguen siendo una herramienta fundamental para expresar ideas, para reforzar en casa las tareas de los pequeños o, sencillamente, para anotar tareas pendientes por hacer y organizar mejor nuestras vidas.

Sobre ellas, se escribe mediante pequeñas barras cilíndricas de yeso llamadas tiza, las cuales en su mayoría eran blancas; sin embargo, también fueron creadas tizas de colores ideales para los dibujos o para hacer mucho más amena las clases.

Las hay de diferentes tamaños, según el uso que quieras darle. Los pizarrones son los más grandes y, por lo general, están en las escuelas e instituciones académicas. Su resistencia y durabilidad representan un punto a favor, porque les ha permitido durar por muchísimos años.

Tal vez, una de las más grandes desventajas fue precisamente el uso de la tiza, la cual desprendía gran cantidad de polvo que incidía en la salud del docente cuando estaba sometido a él por años, razón por la que empiezan a surgir nuevas alternativas más modernas y seguras que, a pesar de haber hecho la apuesta, no han dejado del todo atrás las pizarras verdes.

Puede que tambien te interese este otro articulo: ¿Que son las pizarras?

Pizarras blancas y su origen fotográfico

La pizarra blanca acrílica surge muchos años después cuando el uso de las pizarras verdes ya era mundialmente conocido. Su creador fue un fotógrafo coreano llamado Martin Heit, quien notó que podía escribir sobre los negativos de sus propias fotografías con un marcador o rotulador, para luego borrar fácilmente con un paño humedecido.

En primera instancia, le dio un uso muy personal, pues solo anotaba las tareas pendientes por hacer. Creyó que le serviría para tomar apuntes de recados telefónicos sin imaginar la magnitud de lo que estaba diseñando.

publicidad del uso de las primeras pizarras blancas

Uso de las primeras pizarras blancas

Más adelante vende su gran idea a la compañía Dri Mark, que dio un paso más allá y en lugar de presentar el proyecto como un simple objeto para tomar mensajes, lo convirtió en una pizarra acrílica de color blanco que vendría a revolucionar la educación.

Pero, en primera instancia no tuvo mucho éxito en el mercado, ya que para adquirirla en 1960 tras salir a la venta resultaba demasiado caro. Además, las pizarras verdes y los docentes de todo el mundo eran casi inseparables, hasta que alguien dio en el clavo y pudo demostrar que el polvillo que desprendía la tiza ocasionaba graves problemas respiratorios.

Y es así como en la década de los 90, la pizarra blanca comienza a distribuirse de forma masiva, siendo adquirida por la gran mayoría de las instituciones educativas preocupadas por la salud de los docentes. Actualmente, las hay de todo tipo y puedes verlas enmarcadas en madera o metal, de gran tamaño o más pequeñas; para colegios tradicionales o de pentagrama para las escuelas de música.

Lo más importante aún es que las tizas fueron sustituidas por marcadores especializados, de fácil borrado, de colores negro o fluorescentes que no comprometían la salud. Fue entonces cuando el invento empezó a ser valorado y considerado una verdadera revelación.

¿Que si podemos tenerlas en casa? Claro que sí, pues muchas personas las siguen usando para organizar el día a día. A pesar de las agendas y otros dispositivos digitales que cumplen la misma función con la misma eficiencia, las pizarras tienen sobre ellas una gran ventaja y es que permiten echar un vistazo rápido para saber qué actividades hemos programado el día de hoy.

Puede que te interese este articulo: ¿Como limpiar una pizarra blanca?

Pizarras magnéticas como instrumento didáctico

Es un instrumento didáctico por excelencia, ideal para la enseñanza de los peques. También conocida como magnetógrafo, las pizarras magnéticas han llegado para nunca más irse y es que con ellas es mucho más fácil aprender matemáticas y algunos conceptos básicos.

Aunque su origen no está del todo claro, hay quienes aseguran que fue inventada por Horace W. Badcock, un astrónomo de origen estadounidense, especialista en estudios del campo magnético. Se trata de una tabla de hierro con superficie magnética, gracias a la adherencia de ciertos objetos llamados magnetogramas, puedes elaborar una pizarra magnetica muy fácilmente en casa. Estas se utilizan, sobre todo, para las siguientes tareas:

  • Para iniciar al niño en la lectura. Por tales efectos, deberás adquirir letras magnetizadas, a fin de ir formando palabras. Verás lo rápido y, a la vez, divertido que resultará aprender a leer.
  • Para aprender matemáticas, a través de la realización o adquisición de números que puedes pegar en el tablero. De esa manera, puedes enseñar a sumar, restar y hacer otras operaciones sencillas.
  • Para contar cuentos. Y para ello serán necesarios una serie de imágenes o pictogramas en representación de un objeto determinado desde donde el docente partirá para narrar un divertido cuento.
  • Para incentivar el trabajo de grupo, que es posible gracias a la realización de juegos didácticos para estimular la mente del pequeño. Trata con dominós o con juegos de memoria. ¡Súper divertido, ¿no?!

También tiene funciones muy específicas, por lo que se han convertido en una herramienta súper eficaz a la hora de enseñar y, claro está, de aprender… así que mira a continuación:

  • La comprensión de algunos conceptos se hará mucho más fácil gracias al apoyo visual que garantiza.
  • Incentiva el trabajo en equipo y la interacción entre compañeros, pero también con el profesor. Realmente, puede ser una experiencia gratificante.
  • Es ideal para explicar algunos procesos, pasos, ciclos, entre otros que deben ser presentados de manera progresiva.
  • Facilita la atención de los niños al utilizar material didáctico, al quitar y colocar objetos de la pizarra magnética. Definitivamente, resulta un trabajo excepcional con los más pequeños.
  • ¡Muy importante! Incentiva la creatividad.
  • Incrementa considerablemente la participación de los estudiantes en clase, al ser ellos mismos quienes también puedan quitar y poner imágenes por instrucciones del docente.

Pizarras digitales interactivas, lo más vanguardista hasta ahora

El cofundador de la compañía Smart Board, David Martin, piensa en 2011 en una nueva propuesta: la pizarra digital interactiva (PDI), como evolución de la pizarra digital (PD) simple que ya había abarcado gran parte del mercado.

BI-OFFICE Pizarra Digital 179,3X133,8X4,2 Memoria 2 GB 23 kg BI1291800

Pero antes que nada, es necesario saber qué es una pizarra digital simple. No es más que un sistema que, para su utilización, requiere de un proyector de imágenes o video y un ordenador, a fin de proyectar contenido interesante para grupos de personas sobre una pizarra o pared de color blanco. Con ella se puede interactuar a través de un mouse o teclado.

Por su parte, la pizarra digital interactiva incluye, además de un videoproyector y un ordenador, una especie de dispositivo de control de punteros, que permite una fácil interacción justo sobre la superficie donde se proyecta la imagen, dando muestras de que la tecnología multimedia cuenta con todos los recursos necesarios para la educación.

El factor adicional es que incluye una superficie blanca desde donde se pueden hacer anotaciones mediante el puntero. Estos apuntes pueden ser guardados en el sistema e impresas si es necesario. Entre los tipos de pizarra digital interactiva, se pueden encontrar:

-PDI con gran formato: Ideal para que el profesor o expositor haga anotaciones directamente desde la superficie proyectada.

-PDI portátil: Se pueden realizar anotaciones pero desde cualquier lugar del aula. Es también súper práctico, porque puedes hacer las anotaciones directamente desde la pantalla sin necesidad de moverte.

La verdad es que las pizarras digitales se han convertido en una opción bastante atractiva y gracias a la tecnología, es posible contar con herramientas prácticas y fáciles de usar para optimizar la enseñanza.

En conclusión, las pizarras verdes, blancas, magnéticas, digitales y digitales interactivas han sido, cada una en su respectivo tiempo, una herramienta fundamental en aulas de clase o salas de conferencia que ha servido y mucho para impulsar la educación de millones de personas en todo el mundo.

¡Gracias, Pillans, Heit, Badcock y Martin por pensar en grande!

Las pizarras, un extraordinario invento súper útil para la enseñanza
5 (100%) 4 votes

Be the first to comment on "Las pizarras, un extraordinario invento súper útil para la enseñanza"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*