Consejos para elegir tu altavoz: una perspectiva

En este siglo los altavoces son básicos. En muchos y variados empleos se suele escuchar música, y para el ocio, un buen sistema de altavoces es imprescindible si deseamos dar una fiesta.

Consejos para elegir un altavoz: tamaño y calidad

Pero la expansión del mercado ha hecho que sea complicado elegir cual es el idóneo. Si queremos saber que altavoz es el que más nos compensa, recomendamos mirar primero en altavozbluetooth.me

El primer consejo es que el tamaño importa, aunque no como nos imaginamos. Aunque grandes sabios de la humanidad como Isaac Asimov imaginaban un futuro con máquinas enormes, la tendencia es la opuesta.

Y es que con los altavoces no iba a ser distinto. Imaginemos, estamos tres amigos en una caravana, o en una habitación alquilada. Vaya una lata poner ese enorme altavoz en cualquier sitio, ocupando demasiado espacio.

Y es que aquí cuanto más pequeño y ligero, más práctico es el dispositivo. Nos referimos a que hoy en día se suelen hacer de diez centímetros de diámetro y menos de un kilo de peso.

Luego uno bastante evidente es el de la calidad de sonido. O al menos parece algo obvio, porque no es tan sencillo distinguir cuales el mejor. Aunque sí, puede serlo, si sabemos cómo, y ahora explicaremos cuatro valores para medirlo.

El primero son los llamados vatios, que se refieren prácticamente a la presión sonora en decibelios. Para entendernos, nos referimos al volumen. Y es que aunque el altavoz pequeño es útil, no puede tener mucha potencia.

Aun así recomendamos que tenga como mínimo 15 vatios, de esa forma puede escucharse en el exterior. Además a poco que respetemos las leyes sobre la acústica y seamos responsables, sabemos que no lo pondremos a tope.

La idea es que así consigamos que haya cierto equilibrio. Por una parte los enormes altavoces de discoteca son inviables (a nivel económico y de logística de transporte y espacio). Pero tampoco queremos que no supere en volumen a nuestro móvil. Equilibrio es la clave.

Estos son los parámetros básicos que debemos pensar al principio. Y si el tamaño y vigilar los vatios importan, no son menos relevantes; el rango de frecuencias y la clase de sistema de sonido que utilicemos.

Otros factores: rango de frecuencia, clase de sistema y diseño

Tenemos que pensar ahora en la calidad como tal del sonido que escucharemos. El número de hercios que escucha un ser humano va desde 20 hzs los sonidos más graves, y 20.000 hzs los más agudos.

Así que un altavoz inalámbrico debe ser capaz de producir sonido en todo el espectro audible. De ser así escucharemos las canciones en peor calidad, porque se perderán distintos sonidos. Y eso no es algo deseable.

Otro factor importante es el sistema de sonidos. Pongamos un ejemplo, normalmente un home cinema tiene un sistema 5.1. Es decir, cinco altavoces de rango completo y uno de rangos graves.

Nuestros altavoces suelen tener o 2.0, es decir, dos altavoces de estéreo, o 2.1, ese es llamado el subwoofer. Es de mejor calidad obviamente. Aunque por supuesto los altavoces subwoofer son más caros.

Saltándonos consejos evidentes como la compatibilidad, tampoco podemos olvidarnos de la importancia de la estética. Y es que al final estas cosas, irónicamente entran por los ojos.

Un diseño alegre y juvenil pero sin histrionismos que lleguen a lo estrafalario es lo ideal. Recomendamos, por seguir la moda, los altavoces con forma de animales carismáticos, como gatos, perros, que son lo último.

Aunque de todas formas hay que tener en cuenta también algo como el manos libres, Es una posibilidad de utilizar el altavoz como teléfono, que aunque se pierde mucho en privacidad se gana más en comodidad.

Y además hay que pensar cuanto podemos alejarnos de él. Recomendamos unos quince metros, así allá donde vivamos podremos pasear con el teléfono sin miedo a que se desconecte.

Y como dice un famoso dicho en el MIT, no hagas nada que valga la pena si no es resistente al agua. Imaginemos ahora un verano en Galicia donde estamos en la piscina con nuestra novia, pero de repente empieza a llover.

Podemos llevarnos un enorme disgusto como nuestro preciado dispositivo no sea resistente al agua. Así que lo cierto es que resista agua, arena, y altas y bajas temperaturas es ideal en unas vacaciones.

A partir de aquí ya podríamos simplemente esperar cosas secundarias. Por ejemplo si eres torpe, que tenga algo de resistencia a los golpes, o funciones simples como recordar los dispositivos a los que se conecta.

Finalmente podemos ver como los altavoces ya más que un lujo son una necesidad. Hacen de una reunión una fiesta y de un momento más un recuerdo especial. Así que recomendamos fijarse en tamaño, vatios, diseño, hercios y sistema de sonido.

Consejos para elegir tu altavoz: una perspectiva
5 (100%) 1 vote