¿Con qué sillas de oficina me quedo?

¿Cuáles son las mejores sillas?

            1.- Aeron de Herman Miller: Es una verdadera joya de la ingeniería. Además, es una de las sillas más premiadas a escala internacional. Fue creada para la compañía Herman Miller por Bill Stumpf y Don Chadwick.

            Posee la capacidad de ajuste en la zona de respaldo, reposabrazos y zona lumbar.

            Tiene un sistema llamado PostureFit que hace de esta una marca única en el mercado. El sistema PostureFit permite regular una pieza de la silla a la curva de la pelvis, a la vez que mantiene alineada la espalda.

            Evita la presión en la parte baja de la espalda, debido a su diseño. También impide presión en los muslos.

            2.- Leap – Steelcase: 

Es una de las más deseadas en las oficinas por sus ventajas. Están hechas de acero, poliéster y fibra de nylon reforzado. Se ajusta fácilmente hasta adoptar una forma similar a la de la columna.

            Mantienen el calor y la humedad producto de la espuma especial y lamas que tiene el relleno del respaldo.

            Estas sillas son capaces de ajustarse de manera tal que pueden ser adaptadas a la longitud de las piernas. Es importante que sepas que los apoyabrazos se ajustan a tres posiciones: alto, ancho y pivotante.

            3.- Gesture – Steelcase: Esta importante silla fue creada de acuerdo a las posturas que adoptan las personas que utilizan aparatos tecnológicos. De hecho, su fabricación fue concretada luego de un análisis a la postura adoptada por más de 2 mil personas en 11 países, mientras usaban tablets, laptos o Smartphone.

            El material flexible de su asiento distribuye el peso; además, los movimientos del respaldo y el asiento se llevan a cabo sincronizadamente, según el movimiento de las personas.

            Es importante acotar que ha recibido varios premios internacionales.

 

 

El mobiliario de la oficina es un elemento fundamental de toda empresa, sobre todo en el momento de su fundación o reorganización. Lo mismo sucede con los elementos que lo configuran, entre los que destacan las sillas de oficina. En la actualidad existe un extenso catálogo repleto de modelos de este mueble, fundamental para realizar el trabajo diario.

Sin embargo, dentro de cada oficina las sillas con las que se ha de contar serán diferentes. Ello se debe a que no todos estos espacios están destinados a cumplir las mismas funciones. De ahí que debamos ser cautos y analizadores en el momento de adquirir este particular y necesario mueble.

De ahí que queramos estudiar detalladamente cada una de estas funciones. Comenzamos por las sillas destinadas al uso más general: el que llevan a cabo los miembros de las plantillas. Estas sillas han de ser cómodas y funcionales, pero sobre todo deben contar con los elementos necesarios para realizar su trabajo de manera segura y sin riesgos. Pensemos en que cada miembro de la organización pasa muchas horas frente a un ordenador en su mesa y necesita de un elemento que le soporte ofreciéndole garantías de salud. De ahí que se deba optar, en estos casos, por incluir un tipo de material que sea robusto a la par que flexible. Y siempre, sin perder el componente estético, claro.

Por su parte, otro tipo de sillas que no pueden faltar en una oficina son las de despacho. En esta ocasión se trata de un producto mucho más elaborado, en el que se tiene que pensar en la importancia de la imagen y de la estética para el lugar en el que se encuentra. Pero en el fondo se trata de un mueble y como mobiliario de oficina utilizado por un usuario, debe contener los elementos que faciliten su labor. De ahí que los reposacabezas sean uno de sus máximos atractivos en estos modelos.

Del mismo modo, en una oficina también se debe contar con aquellas sillas destinadas a las reuniones. Este tipo de mobiliario de oficina tiene que estar pensado en poder compactarse en un determinado caso de falta de espacio. De igual modo, se debe atender a la dinámica del lugar y a las posibilidades del mismo en cuanto a extensión y número de personas que vayan a utilizarlas.

Finalmente, en toda oficina hay que pensar en las sillas de oficina destinadas a las esperas, bien de visitas, bien de proveedores o clientes. Esta tipología, por norma general, suele tener un tamaño más reducido en lo que a su altura se refiere. Pero a su vez se debe pensar en ellas como un complemento que genera imagen en las personas que no conocen la organización, por lo que se deben cuidar al extremo.

 

Sillas para la oficina

 

            Elegir una silla para tu oficina requiere de pensar en calidad antes que en la decoración o el diseño, pues hacer una elección incorrecta al respecto pondría en riesgo sobremanera tu salud.

            Mientras ejerces labores de despacho es fundamental que cuentes con una silla adecuada y cómoda para no someter tu espalda a posturas incorrectas, las cuales traerían como consecuencia problemas lumbares con los que tendrías que lidiar durante años.

            Otros males asociados a posturas erróneas al usar sillas de oficina no aptas están relacionados a la circulación sanguínea y a las articulaciones, demostrando así que un buen asiento al momento de llevar a cabo las labores de oficina diarias es mucho más importante de lo que se piensa.

            Al estar frente a un ordenador durante la jornada laboral, es indispensable sentarse sobre una silla cómoda, la cual resulta ser un elemento fundamental en una oficina.

            Debe contar con algunos criterios de ergonomía indispensables para mantener tu salud y evitar las lesiones en la espalda.

            A continuación te presentamos algunos elementos que debes tomar en consideración al momento de elegir una excelente silla para tu oficina, a fin de desempeñas tu trabajo de la mejor manera:

            1.- Asiento: Es necesario que la silla sea ancha, a fin de que se pueda sentar cómoda y holgadamente en el centro del asiento y tener espacio entre los lados para poder moverse. Es conveniente que también se pueda regular.

            En cuanto a la parte delantera, se recomienda escoger aquella cuyo asiento esté inclinado hacia abajo para evitar una mala circulación en las piernas y para no maltratar las rodillas.

            2.- Respaldo: Lo ideal es que pueda ajustarse a la espalda y mientras más apoyo a la zona lumbar tenga, será mucho mejor. Una silla con buen respaldo es aquella que permite reclinarse y regular los niveles de firmeza.

            En cuanto a la altura, es mejor aquella que cubra toda la espalda y que también pueda ser regulada al gusto de quien la esté utilizando.

            3.- ApoyabrazosLa postura debe ser cómoda, por lo tanto los brazos tienen que formar un ángulo de 90 grados mientras se teclea en la computadora durante la jornada de trabajo. A su vez, deben servir de apoyo a codos y antebrazos.

            Un buen apoyabrazos es aquel que permite la incorporación de una persona con mucha facilidad; además, es importante que sean lo bastante fuerte y resistente como para soportar el peso.

            Conviene y mucho las sillas con las que se pueda regular la altura y posición de los apoyabrazos. Otra recomendación es que no tiene por qué hacer presión en caderas ni menos impedir el acercamiento hasta la mesa.

            4.- Base: Las mejores sillas son las que tienen ruedas en sus bases que garantizan mejor uso y mejor traslado de un puesto a otro. Es importante que tomes en consideración que una buena base es aquella con cinco puntos de apoyo.

            Existen sillas con ruedas de distintos tipos de dureza, a los fines de soportar distintos tipos de suelo.

            5.- Tapizado: Es un elemento importante a considerar al momento de escoger una buena silla. Recuerda que es mejor un tapizado cuya tela sea transpirable y capaz de soportar el uso cotidiano.

            No olvides que el color y el tipo de tela puedan ser limpiados con facilidad. Toma en cuenta, además, que la tela de la silla sea a prueba de humedad y evite el calor.

            El tema decorativo pasa a segundo plano cuando lo que se busca es calidad y un material esencial para mantener la salud.

            6.- ReposapiésAyuda a indicar una buena postura, aunque no es un elemento que frecuentemente forme parte de una silla de oficina. Se recomienda que su inclinación pueda ser regulada.

            7.- Reposacabeza: No todas las sillas cuentan con este elemento, sin embargo, son consideradas en algunas compañías ya que ofrecen un beneficio extra y es que permite poner en reposo el cuello

                       

La productividad y comodidad antes que nada

            La columna vertebral es una parte fundamental del cuerpo humano, la cual tiende a tensarse y sobrecargarse con facilidad, sobre todo cuando se está en una misma posición por mucho tiempo.

            Es importante que sepas que el cuerpo del hombre no está acostumbrado a mantener una misma postura por horas, por lo que para evitar molestias originadas por tal situación es importante tomar todas las previsiones de carácter ergonómico que puedas.

            La elección de una buena silla para tu oficina es tan importante como escoger el colchón sobre el que vas a dormir, más cuando se cree que pasas más tiempo sentado frente a una computadora trabajando que acostado o durmiendo.

            Si necesitas algunos consejos para evitar cualquier dolencia en la espalda, checa las siguientes recomendaciones:

            1.- Lo primero que tienes que hacer es mantener la espalda recta y mantener los pies y talones apoyados en el suelo.

            2.- Las rodillas deben tener un ángulo recto, a la par de tus caderas.

            3.- Es imprescindible que te sientes en la silla lo más atrás que puedas, apoyando con fuerza y firmeza la espalda en contra del respaldo.

            4.- Si no quieres que tu columna gire de manera constante, lo ideal será, como ya se ha dicho, tener una silla giratoria, pues facilita cualquier movimiento.

            5.- La mesa frente a ti no debe ser muy alta, pero tampoco muy baja. El objetivo es no forzar la columna, mucho menos encorvarte.

            6.- Los brazos tienen que estar apoyados en el apoyabrazos y lo más pegados al cuerpo que puedas.

            Recuerda siempre hacer caso a las recomendaciones realizadas, ya que, de  esta manera, estarás mucho más cómodo sobre la silla y, por su puesto, serás mucho más productivo en la empresa.         

 

¿Con qué sillas de oficina me quedo?
Rate this post

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *