Características de las mesas de trabajo

Toda actividad laboral se realiza en un espacio concreto. Normalmente este espacio está llena de mesas de trabajo y sillas. Cada empresa cada despacho y cada casa es un mundo. Por eso es primero necesario definir que necesitamos puesto que quizás nuestra necesidad no sea un parque de atracciones como ha puesto google en sus instalaciones de oficinas, o quizás las salas de reuniones no son tan necesarias si como en los países de Europa del Norte cada vez más tienden a realizar las reuniones de trabajo mientras se anda, suponemos que esto no lo harán en invierno…

De cualquier modo es necesario definir bien que necesitamos. Mesas para reuniones o mesas de trabajo. Para una persona o para muchas personas… Vamos a ver opciones.

Definir qué necesitamos

 

Para el resto de los mortales, como decíamos, la toma de decisiones empresariales, de negocios o únicamente de realizar el trabajo cotidiano tiene lugar en la oficina, espacio en el que la mesa de trabajo cuenta con un lugar destacado y se ha convertido en la categoría estrella del mobiliario de toda oficina.

No es para menos puesto que el mercado nos ofrece distintas posibilidades en torno a la mesa de trabajo que necesitamos para nuestra oficina concreta. De hecho, es importante tener en cuenta que el trabajo individual ha cambiado y que en la actualidad el 82 por ciento de este se realiza en colaboración con distintos compañeros.

Así, las oficinas han visto modificar sus proporciones, puesto que los espacios individuales se han reducido y, por el contrario, los espacios de colaboración han crecido. Ambos motivos condicionan que los puestos de trabajo de cada profesional hayan cambiado, adaptándose a las nuevas necesidades de los usuarios.

De esta forma, es conveniente pensar en el tipo de mesa de oficina que vamos a adquirir en función de nuestras necesidades, actividades que vamos a llevar a cabo y personas que las van a formular y ejecutar. Así, tenemos que diferenciar entre mesas flexibles y ergonómicas, de aquellas que están destinadas puestos de dirección. Las mesas para reuniones o grupos y las mesas individuales dentro o no de una sala grande.

Mesas para reuniones o trabajo en grupo.

 

Este tipo de mesa no acostumbra a faltar en ninguna oficina que se precie de más de 4 o 5 personas. Es necesario plantearse cuantas personas pueden llegarse a juntar, para que a posteriori no nos falte espacio o este quede demasiado ridículo

Fijas o modulares

Podemos optar por mesas fijas alargadas o redondas y de varios estilos de decoración o por otro lado tenemos las mesas de reunión modulares, imprescindibles para los encuentros del personal en los que se ponen en conjunto las ideas de cada uno y se formulan nuevas aplicaciones para los proyectos de la organización en su conjunto. En este caso deberemos tener en cuenta las dimensiones de la sala de reuniones y si es conveniente adquirir una de ellas en detrimento de otro mobiliario o espacio que vaya a ser mejor utilizado por parte de los trabajadores. Lo buenos de las mesas de trabajo modulares es que siempre puedes poner o sacar según sea la necesidad. Eso si no podemos contar que lo que no adquirimos en el mismo momento a posterior seguirá fabricándose.

La forma importa

Es típico optar por mesas de reuniones alargadas, tanto sean modulares como fijas,  es antiguo o retrógrado pensar que el “jefe se ponga en la cabecera”, y nosotros personalmente optariamos por mesas redondas o cuadradas, donde psicológicamente elimina el símbolo que quien es más o menos, dando paso a una mejora en la calidad personal, respetando cada lugar de trabajo igual de importante. Quizás un pequeño símbolo ayuda más de lo que pensamos. Así que es el momento de plantearnos otras disposiciones menos tangenciales.

Mesas de trabajo personal

 

Aunque el trabajo en grupo está en auge no dejamos de necesitar espacios de trabajo individual. Tenemos dos grandes grupos, los sitios individuales para atención principalmente telefónica, lo que vendrían a ser zonas de call center, y las mesas de despacho o sala individuales.

Mesas individuales tipo call center

 

Este tipo de mesas se caracteriza por tener laterales, y aunque en muchas ocasiones visualmente no genera un ambiente abierto sino un ambiente un poco lúgubre tenemos que tener en cuenta que cuando estamos en una sala donde todo el mundo, o gran parte está cogiendo el teléfono a la vez el ruido puede entorpecer y mucho el trabajo del resto e incluso destruir la capacidad de trabajo por no poder oír a nuestro interlocutor. Es por ello que tener paredes laterales incorporadas a la mesa nos ayudaran y mucho a relajar esa cantidad de sonido que producen muchas personas al hablar. En si nos darán la calma y silencio que necesitamos para trabajar. Es necesario tener en cuenta el tamaño de la mesa, que es lo que necesita tener, si solo el ordenador o también hará otro tipo de tareas por las cuales necesite más espacio.

Mesas de trabajo personal

Este tipo de mesa, quizás el más típico de todos los hablados, es donde podemos encontrar más variedad. Evidentemente será diferente si queremos una mesa para un despacho, o lo que queremos es una sala con varias de ellas. Pero al final nos quedaremos que podemos tener una mesa rectangular con o sin alas laterales, con o sin cajoneras incluidas o a parte, y variaremos el color.

Como siempre es necesario saber las necesidades. Las alas de trabajo son estas mesas incorporadas perpendicularmente en un lateral usualmente de un ancho menor que la mesa principal.Las alas son muy útiles si en cada mesa vamos a incluir una impresora o otros aparatos electrónicos, que si los ponemos en la mesa principal nos eliminarían gran parte de nuestra zona de trabajo. Una opción en una sala donde haya varias mesas de trabajo es compartir las alas de trabajo para dos personas al mismo tiempo que compartimos los periféricos.

De esta manera, la selección de las mesas de oficina dependerá de las actividades concretas que en este espacio concreto se realice, en detrimento de las propias dimensiones del mismo. Así, uno debe inclinarse por la compra de aquel mobiliario a través del cual se realiza la actividad laboral de una manera más cómoda y productiva.