CATALOGO

Disponibilidad <

¡Lo más vendido!

Agendas

por página

por página

Lleve una vida organizada con las agendas

Ser organizado es una virtud que no muchas personas tienen, por ello es importante contar con un aliado, o en este caso una aliada que permita mantener el día a día bien pautado. Las agendas son favorables para organizar la rutina, hacen perder menos tiempo y ayudan a la memoria con los quehaceres diarios. Una agenda la puede tener cualquier persona: desde un estudiante hasta un alto ejecutivo. Y es que todo el mundo necesita programar sus citas, sus tareas y sus notas mentales que, en la mayoría de los casos se pierden, cual estrella fugaz.

En la actualidad, aún cuando existen aplicaciones digitales que cumplen la función de agenda, muchos profesionales y amas de casa prefieren llevar un cuaderno, un lápiz o bolígrafo porque todos ellos son considerados las principales herramientas de productividad. Si quieres ver cuales son las mejores aplicaciones para gestionar tu agenda te recomendamos el siguiente articulo. Las 5 mejores aplicaciones para gestionar tu agenda.

 

Elija la agenda más apropiada

Una agenda puede ser personal, profesional, social o académica. También puede tener varios tamaños (mini, medianas, grandes), diferentes colores, distintos motivos, con más o menos hojas, así como también existen diarias, semanales, mensuales o anuales.

En tiendas y papelerías encontrará numerosos tipos de agendas, incluso en http://www.fasaworld.es/90-agendas podrá hallar la que más se adapte a sus necesidades. Lo importante es conocer con qué fin será utilizada y qué plasmará en ella.

Las agendas personales, como su nombre lo indica, son de uso estrictamente personal, allí el individuo anotará todas y cada una de las actividades a realizar; esto puede incluir sus finanzas (pagos, cobros, adeudos, ahorros), citas sociales, reuniones de trabajo, fechas importantes (cumpleaños, aniversarios), etc.


También están las agendas de trabajo, netamente de uso profesional; en ella se anotarán lo que afecte el día a día de trabajo, eso sí, de una forma clara, ordenada, fechada y concisa.

Por otra parte están las agendas del superior que, aunque sea de trabajo, allí solo se anotarán exclusivamente las actividades, citas, reuniones, tareas, viajes y todo lo concerniente al jefe.

¿Y qué decir de las agendas sectoriales? Estas se han diseñado como un instrumento de planificación para ordenar y potenciar, aún más las actividades, labores y funciones de las personas, incluso de empresas. En esta clase de agendas existen separaciones, de modo que se puedan anotar de todo en ellas.

Las agendas de bolsillo, también llamadas agendas minis, sirven para anotar en cualquier momento números, citas, palabras claves o algún evento importante. No suelen ser tan formales como las otras, pero aún así no dejan de ser importantes y funcionales.

Agendas para estudiantes

Aunque no lo crea, las agendas escolares (las Oxford son excelentes) son una herramienta de trabajo indispensable que ayudará no solo al estudiante a organizar adecuadamente sus actividades, sino también a los familiares y docentes. Se aconseja adquirir agendas con el calendario escolar para que el alumno pueda ir programando y visualizando sus tareas.

En cuanto al alumnado, utilizar diariamente la agenda le permitirá planificar y organizar tanto el calendario como el horario de estudio, controlar que se cumpla la programación, plasmar sus deberes, trabajos a realizar, fechas de exámenes, festividades del centro, actividades escolares o extraescolares, teléfonos, direcciones de compañeros de clases y cualquier tema que desee recordar.

Para las familias del estudiante una agenda escolar le ayudará a estar informado sobre las actividades del pequeño o del joven (dependiendo de la edad), agilizar la comunicación con los maestros, avisar sobre ausencias o permisos, disponer de los datos de compañeros de clases y coordinar esfuerzos en el proceso de enseñanza - aprendizaje. 

Ahora, para los maestros, las agendas facilitan la comunicación con los familiares del alumno, sirve como puente para dar a conocer circulares y escrito del centro educativo y, sobre todo, para hacer hincapié y fortalecer el desarrollo del proceso de enseñanza – aprendizaje.

¿Cómo utilizar la agenda?

1. Antes de dormir es importante revisar la agenda para ver qué actividad tiene pautada para el día siguiente o visualizar los eventos próximos. También puede escribir una lista con las tareas o deberes verdaderamente relevantes para desarrollar el día siguiente.

2. Tómese un momento de su tiempo para organizar las actividades que escribió la noche anterior, asígnele una hora y cerciórese de hacer una cosa a la vez. Recuerde que cuando se hacen muchas actividades al mismo tiempo puede que no salgan bien.

3. Se recomienda marcar las hojas de la agenda con la fecha correspondiente a ese día; de esta manera encontrará más adelante las actividades que realizó en un determinando momento.

4. La agenda es como el celular, no se debe salir sin ella. Llévela consigo todo el tiempo y observe el desarrollo de sus tareas junto con los horarios asignados, de modo que siempre cumpla con lo propuesto. Se aconseja colocarla siempre en un lugar visible: escritorio, cerca del teléfono, donde abra su correo, en reuniones, excusiones, en clases… Donde sea.

5. En caso de ser muy visual use colores y pegatinas para personalizar su agenda y así llamar la atención a cosas importantes. Las agendas no tienen que ser aburridas y sin colores.

Lo que no debe hacer en una agenda

La agenda ha llegado a resolver muchos problemas relacionados con la gestión del tiempo, pero todavía se siguen cometiendo errores a la hora de utilizarla, bien sea porque no se comprende el verdadero uso de la agenda y, por ende, lo que no se debe hacer en ella. Partiendo de esta situación y a sabiendas que el principal objetivo de una agenda es recordarle a la gente lo que deben hacer o tienen programado ejecutar en un día determinado, es importante aclarar que no es un espacio para anotar todo, no es una pizarra ni mucho menos un rayero.

 Es importante mantener el orden dentro de ella porque de qué serviría tener una agenda si cuando se va a buscar las tareas pendientes o eventos pautados, no se logran dar con ellos por las mil y un notas que están allí. De lo anterior, es fácil comprobar que no son contadas las personas que cometen alguno de los errores que se explican a continuación. También dependerá del objetivo de la persona con esa agenda.

 

Reservar tiempos

Reservar espacios de tiempo en la agenda es una técnica que no falla, pero a veces no resulta buena idea porque en el caso de tener que cancelar la actividad pautada para esa hora fija, y obviamente no poder cumplir con ella, podría hacer que la persona se sienta frustrada al no haber cumplido con lo apuntado.

 

Hacer cualquier apunte

Una agenda, si bien puede sacar de apuros, no es el espacio adecuado para gestionar las notas; por ejemplo, si se va a un evento se puede escribir algunas frases que sirvan posteriormente para desarrollar nuevas estrategias o formular nuevas tareas, pero no se debe agarrar la agenda para escribir todo lo que aconteció en la reunión.

 

No a los recordatorios

Recuerda comprar el pan” puede ser uno de los pequeños recordatorios que se incluyan en la agenda, pero, como se ha citado anteriormente, la agenda debe contener eventos importantes; en caso de que necesite recordar algo, resulta más práctica la gestión de tareas.

 

¿Por qué darle espacio a obviedades?

Si sabe que tiene que trabajar de lunes a viernes en un horario preestablecido, ¿por qué tiene que colocar esto en su agenda? ¿Para llenar espacio? ¡NO! Existen actividades o tareas obvias que no merecen estar en la agenda. Se deben priorizar las actividades realmente importantes.


Agendas: Aquí podemos encontrar una gran variedad de agendas tanto en tamaños, diseños como modelos y todos sus recambios; partiendo de la más básica como pueda ser nuestra primera agenda escolar a la más completa para poder disfrutar de nuestro día a día sin sobresaltos.

¿Para que sirve la agenda?

una agenda sirve para registrar todas las actividades que debemos recordar, para maximizar nuestro tiempo. Con la agenda tratamos de cuidarnos de nosotros mismos y al llenarla correctamente estamos garantizando que el trabajo que hacemos no se vaya a la basura por no acordarnos.