CATALOGO

Disponibilidad <

¡Lo más vendido!

por página

por página

Equipos de Protección Individual: tipos, usos y características

 

Un Equipo de Protección Individual (EPI) tiene como fin ulterior proteger al trabajador de aquellos riesgos, situaciones o elementos que atenten contra su seguridad o su salud en general.

 

Este término fue promulgado por una Directiva de la Unión Europea en 1989 y hoy en día decenas de países lo acatan, sobre todo en entornos industriales que requieren la realización de trabajos o labores que ameriten una preparación especial.

 

Un EPI sigue una norma general de uso: debe ser usado cuando los riesgos no pueden ser evitados o no pueden sortearse a través de meros procedimientos de organización del trabajo.

 

Se clasifica o agrupa según la parte del cuerpo a proteger: ojos, oídos, sistema respiratorio, tronco, piernas, brazos o pies, y a continuación abordaremos algunos de los más demandados en la actualidad.

 

  1. Gafas protectoras

 

Estos anteojos están indicados para proteger la entrada de objetos, químicos o agua en los ojos. Son usados mayoritariamente en laboratorios químicos y en carpinterías, aunque dependiendo del grado de protección que se esté buscando también se les puede sacar bastante provecho en el ámbito deportivo.

 

Sin embargo quienes más se lucran con estas gafas son las personas inmersas en oficios que requieran el uso de motosierras, taladros o soldadoras que desprendan partículas riesgosas para los ojos.

 

Se fabrican en un material irrompible o lo suficientemente resistente como para evitar el traspaso de madera, plástico o cemento, y las más vanguardistas cuentan con una especie de sistema de ventilación o entrada de aire que evita que el sudor se evapore y llegue a nublar la visión de quien las lleva puestas.

 

  1. Gafas de policarbonato

 

Cobraron auge en los 80’s porque el policarbonato resultó ser un material mucho más ligero y resistente a los otros que ya se comercializaban a gran escala. De hecho, estas gafas han sido tan productivas y disruptivas que se convirtieron en los monóculos insignes de seguridad a nivel mundial.

 

Son versátiles porque cuentan con patillas regulables en varias posiciones, monturas más estilizadas, protecciones laterales en el ocular y un puente nasal perfectamente adaptable a casi cualquier fisonomía.

 

 

  1. Chalecos reflectantes

 

El principal objetivo de este equipo es el de evitar accidentes por atropello o embestidas, especialmente en lugares o zonas poco iluminadas. Se fabrican en colores neón o fluorescentes, y además incluyen bandas o cintas reflectantes de luz para que quienes lo llevan puesto puedan ser avistados sin problemas en la distancia.

 

Los operadores de tráfico, barrenderos, obreros viales, recolectores de basura y los policías son algunos de los trabajadores que deben usar esta indumentaria de protección tan importante, aunque los motociclistas o ciclistas también se lucran mucho de ella, especialmente si circulan de noche por calles o avenidas sumamente transitadas.

 

  1. Guantes de látex

 

Sirven para proteger las manos y cierta parte de los brazos –dependiendo de su tamaño- de agentes químicos o de limpieza que resulten muy irritantes o abrasivos. Son muy utilizados a escala doméstica o industrial y unas de sus principales ventajas es que son económicos, prácticos y reutilizables.

 

Quienes los usen deben asegurarse de que no estén rotos y en cuanto a su mantenimiento se refiere deben lavarse con agua y un poco de amoníaco diluido, sin olvidar que deben secarse al revés para alcanzar el grado máximo de descontaminación y preservación.

 

Estos guantes son muy cómodos, de modo que están indicados para aquellos individuos que necesiten tener una destreza perfecta con sus manos para la realización de sus asignaciones laborales.

 

Quienes manipulan alimentos congelados o hacen labores de limpieza en casas o en comercios suelen llevar guantes de látex durante su faena a modo de protección individual.

 

  1. Guantes satinados

 

Son muy higiénicos y cuentan con un clorado o satinado interno que posee polvo de mido, es decir, que la persona no acabará con las manos empolvadas una vez que se los retire.

 

Se elaboran en látex o nitrilo y su capa interior funciona como aislante, es decir que disminuye la probabilidad de que la piel de las manos se irrite o se haga menos resistente al desarrollo de alergias u otras afectaciones dérmicas.

 

Otra de sus características es que son gruesos y por ello son capaces de resistir un uso prolongado.

 

 

 

  1. Guantes flor de vacuno

 

Están diseñados para que puedan ser utilizados en múltiples escenarios o especialidades: eléctricas, de ensamblaje, embalaje, mantenimiento, papelería, artes gráficas, reparto, así como en el sector naval, metalúrgico, cerámico, maderero, agrícola, forestal, electrónico, ganadero, de automoción y muchos más.

 

Su grosor tiende a ser de unos 0,9 milímetros y cuentan con una sensibilidad muy alta al tacto. Algunas de sus características son:

 

  • Son resistentes a la abrasión, grasas y aceites

  • Favorecen la precisión en los gestos. Son fáciles de manipular.

  • Son perfectos para tomar objetos o para ser usados en superficies sucias o aceitosas

  • Tienen muchísimas aplicaciones. Su versatilidad es realmente impresionante.

 

  1. Guantes de nitrilo

 

Son buenos para realizar quehaceres en el hogar o para evitar el contacto directo de las manos con productos químicos muy fuertes. Se caracterizan por:

 

  • Estar hechos de goma sintética

  • Ser resistentes a los pinchazos de agujas o de cualquier otro objeto filoso

  • Soportan el contacto con sustancias químicas de alto espectro.

 

  1. Monos de protección

 

Son utilizados para proteger todo el cuerpo. La mayoría de los modelos más avanzados del mercado están hechos a base de materiales que favorecen la transpiración y esto ocasiona que se reduzca el estrés térmico y el trabajador se sienta más cómodo y a gusto.

 

Este tipo de indumentaria es ligera, casi todos cuentan con un gorro o capucha y también con elásticas en la cintura y los tobillos para ofrecerle un mayor grado de confort al usuario y mucha más libertad de movimiento.

 

  1. Mascarillas

 

Protegen las vías respiratorias y por ende son de vital importancia en los ambientes más propensos a contaminación por humo, gases o afines.

 

Son muy recomendadas a su vez para los soldadores y para todos aquellos trabajadores que podrían estar propensos a inhalar gases tóxicos durante su jornada laboral.

 

Básicamente este equipo “sella” herméticamente la cara, sin importar si está seca o mojada, o inclusive si la cabeza está en constante movimiento. Tampoco se resbala o se cae porque cuenta con unos hilos o agarraderos que la mantienen en la posición adecuada.

 

Lo que sucede es que el aire penetra la mascarilla -cuya función es filtrarlo- para que posteriormente ingrese a la cavidad respiratoria sin causarle daño a la persona.

 

  1. Batas de laboratorio

Son usadas por científicos y por el personal médico en general. Esta prenda es de uso obligatorio en los laboratorios y su propósito no es otro que proteger la piel y la ropa de todas aquellas sustancias o compuestos que puedan derramarse sobre ambas.

  1. Muñequeras

Son ideales para aquellos seres humanos que usan mucho las muñecas en sus trabajos o que las someten a un esfuerzo constante.

Los deportistas de élite o aquellos que levantan mucho peso y se someten a ejercicios físicos muy exigentes se benefician mucho de las muñequeras, especialmente si sufren algún traumatismo en ellas o en sus manos.

Los especialistas en la salud las recomiendan para tratar traumatismos, tendinitis y ciertos dolores agudos y crónicos en dichas partes del cuerpo.

Equipos de proteccion personal