¡Lo más vendido!

por página

por página

El origen: conoce la historia de las pizarras

Si retrocedemos unos miles de años en nuestra historia, podremos conocer que los seres humanos desde que poblaron el mundo, han tenido la necesidad de expresarse de alguna manera, y una de estas formas fue a través de la escritura.
Para poder cubrir esta necesidad, los cavernícolas emplearon las piedras de sus cuevas para poder plasmar sus ideas por medio de símbolos y dibujos con algún significado, esto, por supuesto lo hacían sobre superficies que luego conoceremos como pizarras.

Pero ¿Qué es una pizarra?


Este artículo de gran uso para diversas cosas, es simplemente una superficie generalmente rectangular, cuyas dimensiones pueden variar y que se utilizar principalmente para escribir o plasmar alguna idea en ella. En la actualidad existen diferentes tipos, y que sus características las diferencian una de otra, pero eso lo conocerás más adelante.

La invención de las pizarras


A ciencia cierta, no se conoce una fecha exacta en la historia en la que se pueda decir que se inventó la pizarra, pero según algunos registros, aproximadamente en 1800, un hombre conocido como James Pillans, fue una de las primeras personas en utilizar este genial invento.
Este profesor de geografía en una escuela de Edimburgo, durante una clase que estaba impartiendo, tomó la pizarra individual de uno sus alumnos y la puso en la pared para que todos los presentes pudieran ver y entender mejor lo que él estaba explicando.
Por tal motivo, tiempo después, este profesor escocés fue conocido a nivel mundial como el inventor de este material tan simple, pero importante para los seres humanos y su comunicación.
Para ese entonces el uso de pizarras individuales era lo común entre los estudiantes de las grandes escuelas de Europa, pues para la época, el papel y los lápices de grafito o de otro material no eran tan conocidos como se pensaba y tenían un valor bien elevado.
Estos pequeños pizarrones eran fabricados con la superficie de porcelana o de madera (que luego era pintada con negro mate) y en ella se escribía toda la información que recibían de sus maestros en cada clase. Se hicieron algunos arreglos y las pizarras grandes utilizadas en los salones, surgieron como una ayuda para los profesores, pues para estos tiempos, ellos no tenían como transmitir un tópico completo, excepto que fuese verbalmente y esto resultaba bastante tedioso, pues en muchas oportunidades los mismos maestros tenían que copiar las tareas en las pizarras de cada alumno.
Con el pasar del tiempo, la popularidad de este interesante artefacto se empezó a expandir por todo el mundo, hasta llegar a otro continente y es cuando George Baron, la utilizó por primera vez en Estados Unidos, en una academia militar para enseñar matemáticas.
Su auge fue tal, que no solo se utilizaba en las escuelas, sino también en oficinas y otros centros, porque eran bastante útiles para presentar distintas informaciones de una manera rápida y sencilla. Esto era también de gran ayuda para explicar una idea en la medida que se iba escribiendo.
Se conoce que las primeras pizarras que se hicieron fueron con la superficie negra y se escribían en ellas utilizando palitos de tiza, pero para 1960 este color le dio paso a las pizarras de color verde mate, que es el que conocemos actualmente. Este cambio se hizo pues en ese momento, se pensaba que este color era más cómodo a la vista y por otro lado los borrones y tachaduras se notaban menos.
Para quitar el contenido escrito en la pizarra, las personas optaban por utilizar pequeños borradores rectangulares hechos de madera y cubiertos con una tela gruesa, parecida al fieltro, que ayudaban a borrar la tiza sin problemas. Este sigue vigente hasta los momentos y es utilizado por todo aquel que hace uso de algún pizarrón.
A pesar de que esta innovadora idea fue adoptada por casi todas las escuelas, universidades y otras organizaciones de todo el mundo, el uso de la tiza en las pizarras empezó a producir en muchas personas alergias y otras enfermedades respiratorias, por ello, distintos fabricantes buscaron otras alternativas para así actualizar los antiguos tableros.

El porque de las pizarras blancas


Para la década de los 60, las pizarras negras y verdes le dieron el paso triunfal a los tableros con superficies acrílicas o mejor conocidas como pizarras blancas.
En esta época, los tableros blancos no tuvieron la receptividad que se esperaba, pues en su momento se consideraba que su costo era demasiado elevado, y por ello muchas instituciones y organizaciones prefirieron seguir utilizando los modelos más viejos y convencionales.
En los años 90 esta realidad cambió totalmente, porque debido a los reportes de enfermedades respiratorias que subieron durante este tiempo, el auge de los pizarrones acrílicos fue creciendo. Además su uso siempre fue más práctico y acarreaba menos gasto si de presupuesto se habla.
Ahora bien, al leer esta interesante historia te pudiste dar cuenta que en la actualidad existen dos tipos de pizarras, la convencional, conocida por su superficie que es generalmente verde mate, y la blanca, cuya base es de un material acrílico porcelanizado bastante resistente.
Actualmente, este último es el más utilizado en cualquier salón de escuela, universidad u otra organización, pues son fabricados en un material más resistente a casi todos los escenarios posibles; al clima, a la temperatura o a las ralladuras de otros objetos.
Si hablamos de diferencia no vas a encontrarte con una gran diversidad, pero si con ciertas características que los hacen distintos unos de otros. Por ejemplo, a diferencia de los pizarrones verdes, en las superficies blancas, no se escribe con tiza sino con marcadores especiales a base de agua, lo que ayuda enormemente a aminorar los problemas de salud provocados por el polvo que expulsa la tiza.
Entre otras cosas, el pizarrón blanco es muy versátil, pues a diferencia del tablero convencional, este te permite utilizar marcadores con colores más vivos y fluorescente que las tizas, y en caso de que tenga una superficie metálica, podrás pegar en este, imanes, borradores y otros instrumentos magnéticos.
Por otro lado, también te podemos decir que el material que cubre los bordes de la pizarra puede ser de madera o de aluminio. Muchas personas deciden elegir este último, pues es más resistente, liviano y duradero que la madera, pero esto siempre va a variar según los gustos de cada quien.

Dimensiones y formas de las pizarras


Sus dimensiones y formas, son otras características que también va a variar. Actualmente, en el mercado de este artículo, existen muchas medidas, que van desde la más pequeña, para uso personal y para realizar una que otra anotación importante, hasta la más grande, que en este caso serían las pizarras que se pueden observar en cualquier recinto que sea ocupado por un número importante de personas.
Por otro lado, la forma de las pizarras es generalmente rectangular, pero hay personas más arriesgadas que con una explosión de creatividad, mandan a confeccionar sus propios tableros, basándose en sus gustos y preferencias. Por tal motivo no te extrañes cuando veas un pizarrón con forma triangular o circular.
Te recordamos que esto siempre va a estar ligado a las exigencias de cada persona y la utilidad que se le vaya a dar al tablero.
Si de utilidad hablamos, las pizarras son bastante versátiles en este aspecto, pues su uso no solo se limitó a la enseñanza y a estar en salones de clases, sino que con el pasar del tiempo, las personas comenzaron a utilizarlas en diferentes aspectos de la vida cotidiana y ámbitos laborales.
Los tableros pueden ser utilizados tanto en casa como un medio para colocar recordatorios o una lista de tareas muy importante, como en cualquier oficina o gran organización para plasmar diferentes ideas sobre algún proyecto que vaya a realizarse.
Ahora bien, ya que sabes todo lo relacionado con las pizarras, es importante que también sepas que estos artículos no tienen un mantenimiento complejo, pero, si no se le da el cuidado adecuado esta va a deteriorarse en un abrir y cerrar de ojos.

Con que pintar en tu pizarra


Recuerda siempre que debes utilizar los materiales adecuados a la hora de escribir en esta superficie. Si se trata de una pizarra verde o negra, lo ideal es comprar tizas, mientras que en un tablero blanco el uso de marcadores acrílicos ( o tambien llamados marcador de pizarra blanca) es lo mejor. Recuerda no usar rotuladores permanentes en pizarrones blancos pues podrías dañarlo.

¿Como limpiar una pizarra?


Por otro lado, es importante que a la hora de limpiar cualquiera de los dos tipos de superficies, utilices los productos ideales para ello, pues esto ayudará a que la pizarra se mantenga en buen estado y durante bastante tiempo. En nuestra categoria imanes y accesorios de pizarra encontrara los borradores de pizarra mas adecuados, asi como los productos quimicos más apropiados.

En esta categoría puede encontrar todo tipo de pizarras, tableros y sus accesorios tales como pizarras blancas, pizarras verdes, pizarras magnéticas, pizarras de corcho, pizarras de planing. pizarras con caballete, tableros, vitrinas, pizarras electrónicas, imanes,tizas, borradores, compás, cartabón, escuadra.