CATALOGO

Disponibilidad <
Contenido <

por página

por página

Lápices

Utilizado por niños y adultos, estudiantes de cualquier nivel académico, el lápiz de grafito es uno de esos inventos cuyo descubrimiento ha marcado un hito en la historia, pues a pesar de ser un artículo tan simple, es súper importante para poder desempeñar cualquier tarea de la vida cotidiana. En algún momento del día a día, una que otra persona alrededor del mundo utiliza el lápiz de grafito para realizar una actividad determinada, bien sea para escribir, hacer un plano o plasmar en una superficie un dibujo artístico.

A pesar de ser un invento conocido por muchos en cada rincón del mundo, algunos no saben cómo surgió esta gran invención del hombre.

Pero primero ¿Qué es un lápiz?

Este instrumento es un artículo que se utiliza para escribir o dibujar casi sobre cualquier superficie (generalmente papel) y consiste en una mina de grafito que se encuentra dentro de un pequeño cilindro de madera.

Ahora bien, muy pocas personas saben que el descubrimiento del grafito que utilizamos para escribir fue descubierto luego de que una gran tormenta derribara unos árboles en un pueblito ubicado en Inglaterra.

Los oriundos del sitio, encontraron debajo de las plantas caídas, un depósito con una sustancia sólida de aspecto extraño para todos y de color negro puro.

Los pastores del lugar empezaron a utilizar el denominado “plomo negro” para marcar a sus rebaños de ovejas. Pero mientras esto sucedía, los más ingeniosos buscaron la manera de crear un negocio y obtener ganancias comercializando este material. Por ello, comenzaron a hacer pequeñas varas con el grafito y empezaron a venderlo en todo el territorio londinense bajo el nombre de “piedras para marcar”.

Lo malo de estas varitas era que manchaban mucho al usarla y además se rompían, por lo que tiempo después un ingenioso enrolló en ellas un fino cordón que se iba quitando en la medida de que el carbonillo se gastaba.

Con el pasar del tiempo este gran descubrimiento, llamó la atención de muchos escritores y artistas, no solo en Inglaterra sino en toda Europa.

De Inglaterra pasamos a Italia, en donde la pareja Bernacotti creó los primeros diseños de lápices de madera que hoy conocemos. Ellos lograron esto luego de experimentar pegando dos mitades de madera y en su interior colocaban una mina de grafito.

Con el pasar del tiempo, se mejoraron los procesos de fabricación y no se utilizaba tanto el grafito en estado puro sino, una mezcla de este material pulverizado con arcilla. Esta técnica se logró que cada persona pudiera elegir su lápiz dependiendo de la dureza del grafito.

Actualmente estos procesos no han cambiado demasiado, por lo que se podría decir que este fue el nacimiento del lápiz moderno que conocemos desde que muchos de nosotros estábamos en la escuela.

Un lapiz para cada gusto

En el mundo existen muchos tipos de lápices y sus diferencias se van a observar dependiendo de la graduación que tengan.

El sistema de graduación más conocido es el europeo y se utilizan las letras H, B y F para clasificar los lápices según su dureza y la oscuridad con la que marca en la superficie que se utiliza.

La letra “H” es para la dureza, la “B” para la oscuridad y la “F” para la finura.

La “H” proviene del inglés “Hard”, que significa duro. Con estos lápices en cualquiera de sus graduaciones es ideal realizar líneas guías, esbozos y trazos finos, pues deja poca huella en el papel.

La “B” viene del inglés “Black” que significa negro. Estos lápices son bastante blandos, por lo que al utilizarlos hay que tener sumo cuidado pues manchan bastante la superficie en donde se escribe.

La “F” es de “Firme”. Este tipo de lápiz está en el nivel intermedio. No es totalmente duro pero tampoco muy blando.

En cuanto a su utilidad, te podemos decir que cada lápiz tiene una propiedad o cualidad que lo diferencia de los demás y su uso se va a ajustar a las necesidades de cada consumidor.

Los lápices tipo “H” son utilizados mayormente para realizar planos y figuras a escala, esbozos, dibujos claros y líneas para guiarse. Sirven también para escribir largos textos. Gracias a su dureza las líneas y trazos que se hacen en el papel no dejan marcas y los trazos se logran hacer con gran precisión. Por otro lado, los lápices tipo “B” son perfectos cuando de realizar dibujos artísticos se trata, pues su variedad de tonalidades del color negro sirven para difuminar y obtener efectos de sombra y luz.

 


Lápices: lápiz de madera, lápices colores, lápices madera, lápices premium, lápiz grafito, lápiz hexagonal, lápiz triangular, lápiz de aprendizaje, lápiz bicolor, lápiz zurdo, lápiz ecológico, lápiz mina anti-rotura, lápiz acuarelable, lápiz marcador, lápiz soluble al agua, lápiz marcador, lápices de distintos grosores 4B 4H 8B 6B 2B , lápices HB, lápiz con goma, expositor lápices.