CATALOGO

Disponibilidad <

Gomas y sacapuntas

por página

por página

Gomas de borrar: goma blanca, caucho sintético, goma sintética, plástico, de borrar rotring, portagomas, afilaborra, borrador magnético, borrador de precisión, gomas Milan, expositores. Sacapuntas o afilalápices:  Afilalápiz, sacapuntas metal, sacapuntas zurdos, afilalápices para zurdos, sacapuntas con depósito, sacapuntas simple, afilalápiz doble, sacapuntas doble, afilalápiz con depósito, sacapuntas metálico, afilalápiz sobremesa, afilalápiz eléctrico, expositores Combinados: Afilaborras de diferentes marcas, expositores

Sacapuntas

A lo largo de toda la historia de la humanidad han existido distintos instrumentos que han marcado un antes y un después con el transcurrir del tiempo. En esta oportunidad te hablaremos de un material que ha sido el compañero inseparable desde los primeros años de colegio de todos los niños y se trata nada más y nada menos que del sacapuntas. Un invento que ha sido utilizado por grandes y pequeños en cada rinconcito del planeta tierra.

Pero ¿Qué es un sacapuntas?

Este curioso invento del hombre, es sencillamente un instrumento que se utiliza para afilar la punta de los lápices de grafito, para así poder escribir mejor. También se le conoce como afilador, tajalápiz o tajador.

Origen

Con el pasar del tiempo, han existido diferentes versiones de en qué año y quién fue el inventor de este conocido material, pero lo que sí se sabe es que a principios del siglo XX, en los hogares y escuelas de varias partes del mundo solían afilar sus lápices con otro instrumento que tuviese gran filo, como los cuchillos u hojas de afeitar, pero esto suponía un gran riesgo para los más pequeños pues podían cortarse o lastimarse.

Por tal motivo, distintas personas en el mundo comenzaron a utilizar su imaginación e ingenio para crear un artículo que ayudara a que sacarle punta a un lápiz no fuese un deporte de alto riesgo.

Esto nos lleva a 1897, en donde un señor conocido como John Love, registró en Estados Unidos la primera patente de un invento conocido como el sacapuntas.

También existe otra referencia en la historia que le atribuye la autoría de este artículo al vasco Ignacio Urresti, quien se inspiró en un molino de Café y una antigua cámara fotográfica y fabricó el conocido sacapuntas de manivela en los años de La Segunda Guerra Mundial.

Con el pasar del tiempo, los ingeniosos en este tema, mejoraron las versiones de los sacapuntas hasta llegar al que hoy conocemos.

Actualmente existen diferentes tipos de sacapuntas, para satisfacer las necesidades y exigencias de los consumidores. En el mercado de este ramo podrás encontrar estos objetos en distintos tamaños, formas y colores.

Entre los tipos de sacapuntas que existen en todo el mundo están el portátil de mano y el eléctrico.

El sacapuntas portátil es el más común. Su tamaño no ocupa gran espacio y todas sus piezas están atornilladas. Su estructura está hecha de metal. En un costado tiene un pequeño hueco en donde se introduce el lápiz que se va a afilar. Este tipo de sacapuntas lo podrás conseguir con dos orificios en donde pueden entrar lápices de distintos grosores. También pueden estar conformados por una cubierta de plástico y un pequeño depósito, en donde caen los residuos. Por otro lado, está el sacapuntas eléctrico, cuya estructura es un poco más grande que los manuales y tiene en uno de sus extremos un motor que ayuda a sacar la punta del lápiz de forma mecánica.


Gomas de Borrar

La posibilidad de borrar lo errores escritos en una hoja de papel está al alcance de tu mano, y esto se puede realizar gracias a la goma de borrar, cuyo descubrimiento fue tan importante que ha mantenido su vigencia hasta ahora.

Pero ¿Sabes que es una goma de borrar?

Es simplemente un instrumento que se utiliza para eliminar de una superficie específica trazos erróneos o palabras mal escritas. Su origen se remonta a la época de los aztecas, quienes en un principio extraían del “árbol del hule”, látex para fabricar pelotas para jugar.

Al ver esto, los españoles quedaron fascinados y pensaron que podían extraer esta goma de otros árboles. De hecho, así fue, los conquistadores experimentaron y descubrieron que había plantas que tenían estas propiedades. Tiempo después, en otro país, lejos del continente americano, el inglés Joseph Priesttly, descubrió que al frotar un trozo de caucho sobre papel, lo que allí estaba escrito desaparecía. Pero había un inconveniente, este material con el pasar del tiempo se pudría y no funcionada más. Es aquí cuando Charles Goodyear (si, el de los cauchos) intentó mejorar este invento y consiguió la manera de tratar el caucho para que pudiera así durar más tiempo. A este proceso se le conoció como vulcanización.

Con el pasar de los años, surgieron mejores procesos y es así como el mercado de este material ofrece a todos sus consumidores diferentes tipos de gomas, para complacer así los gustos de todos los usuarios. Entre los tipos de goma de borrar podrás conseguir la goma moldeable, la de caucho, la borra de plástico duro y la goma especial para eliminar los trazos de tinta.