CATALOGO

Disponibilidad <
Color <
Retráctil <
Recargable <

Instrumentos de Escritura

Instrumentos de Escritura

por página

por página

Encuentre todo lo relacionado con instrumentos de escritura tanto para papel como para otro tipo de superficies como: Bolígrafos, lápices, fluorescentes, permanentes , marcadores, rotuladores, Y sus accesorios: tintas, recargas, correctores, portaminas, minas,gomas, sacapuntas, reglas e instrumentos de medida, compases, marcadores para pizarra papel o blanca, marcadores CD, marcadores DVD.Venta online de instrumentos de escritura de las mejores marcas del mercado a precios muy baratos.

Conoce cuáles son los artículos más importantes a la hora de escribir

Si retrocedemos unos cientos o miles de años en nuestra historia, podremos descubrir que desde que el mundo es mundo, los humanos han buscado distintas maneras para comunicarse; verbalmente, por medio de señas y hasta de forma escrita. Esta última es una de las más importantes, pues al igual que el verbo, la escritura ha marcado la historia del universo entero, pues este invento de la humanidad ha logrado perpetuar la palabra por miles de años, incluso lo dicho muchos años antes de que cualquiera de nosotros pensara en nacer.

Todo lo que conocemos de nuestra historia es porque a lo largo del tiempo, distintas personas en cualquier rinconcito de todo el mundo, se tomaron la tarea de dejar registros escritos de hechos importantes que sucedieron en esas épocas y que marcaron el rumbo de lo que hoy conocemos. Pero para lograr todo esto, las personas que se tomaron la genial tarea de registrar nuestra historia tuvieron que haber utilizado un artículo que también marcaría tendencia.

En esta oportunidad te hablaremos de los lápices y los diferentes instrumentos que surgieron con el pasar del tiempo para poder escribir.

Un lápiz, bolígrafo, marcador o cualquier otro instrumento parecido, es simplemente un material utilizado para escribir o dibujar, estos en su mayoría tienen forma cilíndrica y tienen en su interior desde un palillo fino de grafito hasta tinta líquida. Todo esto dependiendo de tipo que sea y para qué se va a utilizar. Ahora bien, como ya sabemos, actualmente existen un sinfín de esto artículos; pequeños, grandes, medianos, unos más gruesos que otros y de diferentes colores, para así satisfacer las necesidades de cada consumidor.

Pero ¿sabes cómo surgió este genial invento del hombre para poder escribir?

Pues según algunos registros, el primero que existió fue el lápiz de grafito y se consiguió en un pueblito de Inglaterra en 1564.

Los pastores del sitio encontraron debajo de un árbol caído un material que más adelante se conocería como grafito. Con esta sustancia, los trabajadores marcaban a sus rebaños de ovejas, pero los más osados buscaron las maneras de hacer un gran negocio con todo esto. Por ello lo convirtieron en varitas y comenzaron a comercializarlas en Londres, pero como se rompían fácilmente y manchaban las manos no tomaron la fama que se esperaba. Pero esto no se quedó aquí, pues algún ingenioso del pueblo resolvió todos los problemas de las piedras para marcar (como eran conocidas las varitas) y las envolvió con una cuerda que se iba quitando a medida de que se gastaba. Así pues, este invento comenzó a tomar fama y se extendió por toda Europa, atrayendo la atención de distintos artistas plásticos y escritores.

Con el pasar del tiempo, los pobladores londinenses siguieron innovando y fabricando lápices de mejor calidad y más cómodos a la hora de utilizarse, pero esta vez no con grafito puro, sino con polvo de grafito mezclado con otros componentes.

Años más tarde, muchos europeos tuvieron a su alcance este invento y buscaron por supuesto, la manera de mejorarlo cada vez más. Tal es el caso de los italianos, específicamente Simonio y Lyndiana Bernacotti, una pareja de esta nacionalidad que idearon y confeccionaron un lápiz con cubierta de madera. Con el tiempo mejoraron su técnica de fabricación que consistía en tallar dos mitades de madera, que luego se pegaban y se insertaba un palo fino de grafito en su interior, de hecho, este método sigue vigente hasta los momentos.

Para muchos, este gran invento no podía quedarse solo en madera y grafito, por lo que otras personas aspiraron a más, y un día de marzo en el año 1858 Hymen Lipman, recibió en sus manos la patente para incluir en un extremo del lápiz una barrita para borrar el contenido que se escribía.

Cuando hablamos de lápices de grafito, se puede decir que existen diferentes tipos de estos, que se caracterizan principalmente por la forma en la que escriben. Estos se van a clasificar con un sistema europeo que va a variar según su dureza, oscuridad y finura. Estas características están representadas por las letras H, B y F.

El lápiz preferido por los consumidores es el tipo “HB”, pues sus trazos, suavidad y resistencia al escribir hacen que sea más cómodo para los usuarios.

Otras herramientas de escritura

Se puede decir que la invención del lápiz dio paso a otros instrumentos para escribir como el bolígrafo, las tizas, los marcadores, los portaminas y otras herramientas indispensables a la hora de plasmar una idea sobre una superficie.

Dentro de toda esta amplia gama de materiales, podemos conseguir los populares lapiceros o bolígrafos.

Este ingenioso artículo es una versión mejorada de las plumas de tinta, de hecho, su creador, cansado de los borrones y las manchas de tinta, ideó este instrumento para poder así librarse de estos problemas cotidianos.

Lázló Biró, fue el padre del bolígrafo. Este periodista húngaro- argentino se inspiró en el mecanismo de impresión de los periódicos, y luego de experimentar con la química y la tecnología de los años 30, logró materializar lo que hoy conocemos como lapicero.

Este artículo se caracteriza por ser un tubo generalmente de plástico o de metal que contiene en su interior, un depósito con tinta de aspecto y textura viscosa. En la punta tiene una bolita que da giros y ayuda a que la tinta salga en cantidades exactas y quede plasmada en el papel.

Actualmente los consumidores pueden conseguir muchos tipos de bolígrafos; grandes, pequeños, con diferentes tipos de tintas y de colores también. Aquí te dejaremos algunos ejemplos.

Los lapiceros tradicionales utilizan tinta hecha con una base de aceites, esta es gruesa y permanente en casi cualquier superficie. Su uso es muy sencillo y los podrás conseguir en distintos colores, pero los más comunes son el rojo, azul y negro. Su estructura es ligera, lo que permite que sea llevado a todos lados y sin problemas.

Si lo que buscas es un trazo más elaborado y delicado, los roller son especiales para esto, pues la punta de estos bolígrafos es más fina, permitiendo una escritura bastante suave.

También existen los lapiceros de gel, cuyo funcionamiento y tipo de tinta es semejante al de los roller. Su durabilidad y resistencia es ideal para aquellas personas que buscan conservar sus documentos por mucho tiempo.

Ahora bien, siguiendo con los instrumentos de escritura, nos encontramos con los marcadores o rotuladores, que son una excelente opción cuando de esto artículos se trata. Esto materiales son muy parecidos a los bolígrafos. Se caracterizan por ser unos cilindros que contienen un tubo con tinta hecha con diferentes sustancias químicas. Se diferencias de los lapiceros por su punta fabricada en un material grueso, parecido al fieltro.

El japonés Yukio Horie, fue el inventor de este genial artículo en 1962.

Al igual que los bolígrafos, los rotulares sirven para escribir en casi cualquier superficie y actualmente existen diferentes tipos, que se ajustan a las necesidades de sus usuarios y los resultados que quieran obtener.

Entre los marcadores más utilizados están los de tinta a base de agua, que se puede remover de cualquier superficie de una forma rápida y sencilla (estos se utilizan sobretodo en pizarras con base acrílica) y también se encuentran los permanentes, cuya tinta conocida como indeleble, es resistente al agua y tiene mayor durabilidad en el tiempo. Estos podrás conseguirlos en una gran variedad de colores y distintos grosores.

Por otro lado también están los portaminas, que son una especie de lápiz mecánico, el cual es cilíndrico y en su interior tiene una mina delgada de grafito. Esta es empujada por un mecanismo que tiene este material y hace que la varita salga y poder así escribir. En el mercado lo podrás conseguir de distintos modelos y en un sinfín de colores. Lo interesante de este artículo es que el grosor de la mina que se va a utilizar puede variar y es medido generalmente en milímetros.

Por último y no menos importante tenemos a la tiza, un material que es utilizado desde hace mucho tiempo para escribir en distintas superficies, pero sobretodo en las pizarras de centros educativos. Estas pequeñas barras se caracterizan por su textura arcillosa. Es conocida en muchas partes del mundo como pastel o gis. La puedes conseguir en distintos tamaños y en una amplia gama de colores.

Recuerda siempre que el material que elijas para hacer tus trabajos favoritos, debe adaptarse a tus gustos y exigencias, para que de esta manera logres el resultado que deseas.